Belmondo revolucionó el cine francés

Cultura 08 de septiembre de 2021
El actor Jean-Paul Belmondo murió a los 88 años de edad tras llevar una larga temporada en retiro.

Por: Nicole Pinto 

Belmondo


El lunes 6 de septiembre, el cine francés se vestía de luto. La agencia de noticias France-Presse informó a través de un comunicado de prensa del abogado Michel Godest, que Jean-Paul Belmondo había fallecido a los 88 años de edad. "Hacía tiempo que estaba muy cansado. Murió tranquilamente", escribió Godest. 

El ícono del cine francés venía de una familia de artistas: su padre, un escultor de origen italiano; su madre, una pintora que solía tomarlo como modelo para sus cuadros. Belmondo no sólo se dedicó al cine, fue también un aficionado al boxeo profesional, cuyo deporte le sirvió en su carrera cinematográfica.

En la película "El as de ases" interpreta a un entrenador de boxeo y en "El anciano de los Ferchaux" hace el papel de boxeadorAdemás, el actor se convirtió en el padrino de los boxeadores franceses en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

El comienzo de su carrera cinematográfica no fue sencilla. Fue rechazado por el Conservatorio de París en 1955. Sin embargo, 3 años más tarde, se cruzó con Jean-Luc Godard, quien le propuso grabar un cortometraje en un pequeño piso de alquiler.

El rodaje y estreno de la película "À bout de souffle" lo convirtió en una de las figuras del movimiento cultural francés: La Nouvelle Vague (Nueva Ola). Por lo que se rodeó de grandes figuras como François Truffaut, Alain Resnais, Claude Chabrol y Jean-Pierre Melville.

Es complicado decir que hay una o dos vertientes de Jean-Paul Belmondo. Para Mónica Delgado, crítica de cine, el actor interpretó papeles "de antihéroes duros y también el del galán desfachatado, arrogante, sobrado y sacaba ventaja de esa dualidad". 

Belmondo también se dedicó al teatro. Allí interpretó a personajes como Cyrano de Bergerac, que lo llevó a realizar una gira internacional. Es por ello que en 1989, recibió el César al mejor actor por su papel en "El imperio del león", premio que rechazó porque consideró que esos galardones debían ir "a los jóvenes".

Después de una larga temporada en retiro a causa de un derrame cerebral, Belmondo apareció en su última película titulada ‘Un hombre y su perro" en 2008. A pesar de la poca afluencia de público en las salas que tuvo este film, se convirtió en un homenaje al actor. 

"[Belmondo] puso en evidencia su talento a partir de su particularidad física. Tenía una nariz particular, tenía unos gestos especiales, tenía un modo de confrontarse ante la cámara", añade Mónica Delgado. Jean-Paul orientó su carrera hacia las películas de acción y humor. "La derrota gloriosa" (1964), "Stavisky" (1974) y "El profesional" (1981) fueron algunas de las más de 80 películas que realizó.

Su gran trayecto actoral hizo que recibiera la Palma de Honor en el Festival de Cannes 2011, el León de Oro a toda una vida en el Festival de Venecia 2016 y el homenaje de la Academia de los César durante la entrega de los premios del cine francés en 2017.

La influencia de Belmondo en el cine francés no sólo se debe a que le dio un rostro, una identidad y un estilo diferente. Mónica Delgado puntualiza que se generaron otros tipos de personajes a partir de la desfachatez y frescura del actor.

Algunas películas para recordar a Jean-Paul Belmondo:

1. ‘El hombre de Río’ ,1964.

2. ‘Stavisky’, 1974.

3. ‘Las tribulaciones de un chino en China’ ,1965.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar