Dina Boluarte se niega a renunciar, pese a renuncias de sus ministros

Actualidad 14 de enero de 2023
La semana cerró con la muerte de decenas de peruanos, tras la represión policial y militar en las protestas. En el Ejecutivo, ya van cinco ministros que renunciaron a sus cargos, sin embargo, la presidenta Dina Boluarte descarta que vaya a dejar el cargo.

dina boluarte

En lo que va de 40 días de gobierno, la presidenta Dina Boluarte ha recibido la renuncia de cinco ministros en medio de fuertes protestas registradas en el sur del país y que fueron fuertemente reprimidas por las fuerzas policiales y militares. La represión ha sido tal que se cuenta con al menos 48 muertos en distintas regiones del país. Más muertos que días en el poder. 

"Algunas voces que salen de los violentistas y radicales piden mi renuncia, azuzando a la población al caos, desorden y destrozos, a ellos les digo de manera responsable: no voy a renunciar, mi compromiso es con el Perú", dijo la presidenta en su último mensaje al país. 

"No puedo dejar de reiterar mi pesar por las muertes de peruanos en los actos de protestas. Pido perdón por esta situación", agregó.

Esta semana se revivió la crudeza de la represión al registrarse en Ayacucho diez personas asesinadas  y en Puno al menos 17. Según la Fiscalía, hay 531 heridos -355 civiles y 176 agentes de la policía- y 329 detenidos en todo el país. 
 
Si bien los pedidos pueden ser diversos, los protestantes reclaman puntualmente que se adelanten las elecciones para este 2023, así como la convocatoria a una Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución de 1993, impuesto durante la dictadura de Alberto Fujimori. La demanda de la liberación de Pedro Castillo ha descendido.

Las renuncias 

El último jueves, el entonces ministro de Trabajo, Eduardo García, presentó su renuncia al cargo de forma irrevocable. En su misiva, García señaló que "la atención de las demandas sociales por parte del Gobierno ya no es suficiente, sino que la situación ya amerita un cambio de rostros en la dirección del país y de un adelanto de elecciones para este año".

“Todos los anhelos que pueda haber tenido para contribuir un poco con mi país no justifican ya mi permanencia en el Gobierno, la posibilidad de contribuir a garantizar los derechos laborales fundamentales”, indicó en su carta.

“Creo que por más que detrás de las marchas puedan mezclarse motivaciones oscuras, demostrarlo no amerita ya el riesgo de que esas tragedias se puedan repetir.  Considero que todos los peruanos necesitamos entrar en un proceso de reflexión, necesitamos ver al otro como a un yo y no como un enemigo. Entender que el que piensa distinto no necesariamente está equivocado”, añade. 

A la renuncia de García, se sumaron las renuncias de los titulares de Mujer y Poblaciones Vulnerables, Grecia Rojas, y el ministro del Interior, Víctor Rojas. En la noche del viernes, Boluarte tomó juramento a sus reemplazantes, Luis Alfonso Adrianzén, en Trabajo; Nancy Tolentino, en Mujer, y Vicente Romero, en Interior. El pasado mes de diciembre, ya habían renunciado los ministros de Educación y de Cultura

Como una prisionera

El antropólogo Eduardo Ballón dijo a La Factoría que observa muy difícil que la presidenta Dina Boluarte pueda recuperarse del costo político de tener casi 50 muertos en protestas sociales. “No le veo a ella ninguna alternativa. La gente la mira como una rehén, una prisionera, socia menor del Congreso y de las fuerzas armadas y policiales”, dijo y manifestó que ella debió haber renunciado hace varios días.  

Para Ballón, la presidenta no trató de construir legitimidad. En ese sentido, indicó que cuando asumió el cargo dirigió su discurso principalmente al Congreso, una institución que según diversos sondeos acumula una alta cifra de desaprobación. “Dirigió su discurso a buscar complacer al Congreso, absolutamente cuestionado por la gente”, opinó. 

Asimismo, luego procedió a convocar a las fuerzas policiales y militares para responder a las protestas, sin embargo, Ballón anotó que tiene una mirada autoritaria del orden. “Eso se refleja en que producida las primeras muertes convierte al responsable político, al entonces ministro de Defensa en presidente del Consejo de Ministros”, dijo.

“Es impresionante como ella ha sido incapaz de reconocer su responsabilidad, de tener un gesto mínimo de disculpa e identificación con las víctimas”, añadió.

El detrás de las protestas

El Gobierno ha recurrido a un discurso que busca ‘terruquear’ a los protestantes y ha señalado desde los prefectos hasta el ex presidente Evo Morales como los principales azuzadores. Para Ballón, hay al menos tres elementos que explican las masivas protestas, especialmente en el sur andino. El primero de ellos es el factor identitario. 

“En general, el país protesta no tanto en defensa del personaje Pedro Castillo sino en el malestar que les causa ver que alguien parecido a ellos que llega a ser presidente termina como terminó Castillo, tras haber sido maltratado. Por tanto, es una expresión de malestar que tiene que ver con la percepción que tienen sobre su situación a lo largo del tiempo:  excluidos, marginados, maltratados, etc.”, dijo.

Otro elemento a tomar en consideración, apunta Ballón, es que hay una percepción generalizada que tras haber salido Castillo del poder el país queda a cargo de quienes perdieron las elecciones. Y finalmente, está el papel que cumple Dina Boluarte, quien, para Ballón, no logró construir legitimidad. 

“Ella anuncia que se va a quedar hasta el 2026 para después decir 2024, ahora incluso insinúa el 2023. En la práctica se olvida que ella preside un gobierno de transición, además desde el primer momento establece una relación con los sectores mayoritarios en el Congreso. Eso enerva a la población”, explicó.

Te puede interesar