El perfil detrás de los fallecidos en Puno

Actualidad 10 de enero de 2023
Una nueva jornada de sangre se desató el día martes 10 de enero en Juliaca. Esta vez fueron 18 personas asesinadas, 17 manifestantes y un efectivo policial que murió calcinado dentro de su propia patrulla.

Por: Vanessa Cueva  

puno nota

“¿A las cuántas muertes te da la rabia?” Es la pregunta que viene circulando entre los usuarios de las redes sociales en nuestro país desde ayer. Y es que la última jornada se convirtió en la más sangrienta que se ha vivido durante las últimas semanas desde que estalló la crisis política y social en nuestro país, tras el fallido intento golpe de Estado de Pedro Castillo y el siguiente ascenso al poder de Dina Boluarte como presidenta de la República.

El pasado mes de diciembre, el estallido social se desbordó en diferentes puntos del país -sobre todo- en la zona centro sur, la que se ha convertido en el foco de las protestas durante las últimas semanas. Desde el inicio, las manifestaciones dejaron un lamentable saldo de siete fallecidos en Apurímac y diez en Ayacucho; sin embargo, lo visto ayer en Puno superó cualquier cálculo.

Pese a que la presidenta Boluarte, en más de una entrevista, ha sido enfática en resaltar que las fuerzas del orden están prohibidas de hacer uso de armas letales, incluidos los perdigones o las balas de goma, esta medida no ha sido acatada. Para muestra están las fotos compartidas en redes o los videos publicados por varios medios regionales e internacionales donde se aprecia claramente que más de un herido o fallecido fue atacado con armas dirigidas directamente al cuerpo.

Ayer martes 10, una de las jornadas más cruentas vividas desde diciembre último, se ubicó en la región Puno. El saldo: 17 civiles fallecidos y un efectivo de la Policía Nacional calcinado dentro de su propia patrulla. ¿Quiénes son las víctimas?

Cristian Mamani Hancco, de 22 años, joven músico natural de Azángaro, estudiante de la Escuela Profesional del Arte de la Universidad Nacional del Altiplano, murió por impacto de arma letal directo al cuerpo.

Nelson Uber Pilco Condori, joven de 21 años, estudiante del Instituto de Educación Superior Escomape de Juliaca, amante de las motos, fue impactado en el tórax y finalmente perdió la vida en el Puesto de Salud Mariano Melgar.

Gustavo Illanes Ramos, también de 21 años, joven estudiante del distrito de Nuñoa, fue impactado por perdigones en el tórax y dejó de existir en el mismo puesto de salud. 

En esta trágica lista también figuran víctimas más jóvenes.

Yamilet Nataly Aroquipa Hancco, de 17 años, fue ingresada por trauma shock, era una joven voluntaria rescatista de animales abandonados y que ese mismo día había reportado la que sería su última labor de rescate llevando comida a un temporal de animales.

Reynaldo Ilaquita Cruz, de 19 años, joven natural del centro poblado de Muni, Chullunquiani e hijo del ex regidor, Mario Ilaquita Chambi, quien lamentablemente se sumó a la lista de fallecidos.

En este listado también se encuentran padres de familia.

Gabriel Omar López Amanqui, de 35 años, trabajaba vendiendo adoquines y mientras se dirigía a su vivienda fue herido mortalmente con impactos de proyectil en la cabeza, fue ingresado al Centro de Salud Revolución donde finalmente murió. R

Rubén Fernando Mamani Muchica, de 55 años, padre de familia, trabajador, abuelo de un pequeño de 3 años, fue conducido al Puesto de Salud Mariano Melgar donde llegó signos vitales.

Tal vez una de las pérdidas más comentadas fue la de Marco Antonio Samilan Sanga, de 29 años, Médico Internista de la Universidad Nacional del Altiplano UNA, en el momento de la tragedia se encontraba cumpliendo su rol de médico voluntario de la brigada que asistía a los heridos durante los enfrentamientos. La represión policial, sin ninguna clase de distinción, le disparó al cuerpo y esa misma tarde perdió la vida.

Además, esta lista la conforman otros peruanos caídos en las protestas:

Roger Rolando Cayo Sacaca (22 años), joven juliaqueño.

Edgar Jorge Huaranca Choquehuanca (22 años), joven juliaqueño quién era atendido por el médico Marco Samilan Sanga.

Jeder Jesús Luque Mamani (38 años) natural de Azángaro.

Ever Mamani Arqui y Héctor Inquilla Mamani -estos dos últimos fallecidos en la toma del CC Real Plaza de Juliaca- entre otros fallecidos aún no identificados cuyas edades oscilaban entre los 30 y 50 años.

Un efectivo policial se sumó a la lista de fallecidos como la víctima número 18. Su nombre José Luis Soncco Quispe, de 29 años, suboficial de segunda de la PNP, se desempeñaba en el Escuadrón de Rescate y la madrugada del martes 10 se encontraba patrullando la urbanización Tambopata junto a su colega, el suboficial de tercera PNP, Ronald Vllasante Toque. Ambos fueron acorralados por un grupo de personas que los obligó a bajarse del vehículo, los maniataron, los golpearon y despojaron de sus armas. Villasante logró escapar; sin embargo, Soncco Quispe no corrió la misma suerte. Cuando fue hallado, su cuerpo yacía sin vida calcinado dentro del patrullero.

Hasta el cierre de esta nota, el Gobierno decretó la inmovilización obligatoria en Puno desde las 8:00 p.m. hasta las 4:00 a.m. durante tres días. Pero, ¿será esta una acertada medida de contención de la violencia o es que desde el Ejecutivo se replanteará otra salida que no tiña más de sangre a más regiones del país? Sin duda, es una hora crucial en el convulsionado gobierno de la era Boluarte.

Te puede interesar