Jesús Cossio: "Los caricaturistas tratamos de dar una versión diferente al mensaje convencional"

Actualidad 05 de enero de 2023
El historietista Jesús Cossio conversa con La Factoría habla sobre su trayectoria y el difícil contexto de conflictividad social que vive el país. 

jesus cossioFoto: Alejandro Olazo Millán

Jesús Cossio (Lima, 1974). Historietista y dibujante. Ha publicado historias gráficas sobre el conflicto armado interno peruano (1980-2000) y los derechos humanos. Estos temas están retratados en sus obras Rupay y Barbarie. En esta entrevista con La Factoría, el también historietista de este medio, habla sobre su trayectoria y el difícil contexto de conflictividad social que vive el país. 

¿Cómo definiría el estilo de sus caricaturas? ¿Qué es lo que más le gusta enfatizar?

Creo que trato de que sean ácidas y críticas. Trato de que no caigan en ciertos estereotipos del humor fácil, del humor muy peruano, del insulto y descalificación. Tampoco que sean tan coyunturales, en la medida de lo posible, porque es inevitable ser coyuntural en humor político. Trato que sea un humor más social, que tengan más de picante para dejar fuera lo inmediato. 

¿Las  caricaturas que ha publicado pueden ser entendidas por todo el público o a quiénes principalmente busca llegar o interpelar?

Mi intención es tratar de que sean entendidas por cualquier generación y en la medida lo posible, por cualquier lector. Siendo caricaturas críticas al poder, alguien que tiene simpatía al poder o a la derecha no las va encontrar precisamente graciosas. 

Foto 1

¿Cuáles son las características fundamentales que considera que debe tener un buen caricaturista político?

Dibujar bien, tener mano para el dibujo. También que su materia prima no sea un solo medio o medios de cierta tendencia, porque uno termina haciendo humor que responde a intereses de ese tipo de opinión. Hay que tener criterio, y además, particularmente, creo que no solo estar informando, sino tener lecturas que le den solidez al punto de vista personal sobre el humor y a la sociedad en general. 

¿Cuál es su caricatura favorita?

Hay varias, hay una serie en la cual hago burla de las clases altas de Lima. No sé si el término favorito es el apropiado, pero el que más me gusta publicar es el que tiene que ver con el "terruqueo" o el terror macartista anticomunista, porque no es usual que muchos caricaturistas a nivel local sean abiertos con ese tema, los hay pero muchas veces los que están en medios se quedan con la noticia local. Es una posición más extemporánea, más general en este clima de persecución,  descalificación del contrario, del opositor.

Foto 3

¿Hay alguna caricatura suya de la que se haya arrepentido de haber publicado?

A ver… no arrepentido, pero hay algunas en las que uno mira y dice "podría haber podido afinar más el mensaje", o "en esto me hubiera gustado ser más preciso", o "este chiste hubiera funcionado así". Ese tipo de cosas por supuesto que hay. 

¿Quiénes son los caricaturistas que podrían haber influenciado su trabajo?

El trabajo de Lucho Rossell, Carlín, Mechaín, humoristas que sigo en redes y medios. De afuera, El Roto es una referencia inevitable por su manera de plantear la crítica hacia la sociedad. 

¿Alguna vez un político o una situación política en particular le ha costado plasmarla en una caricatura? 

En cuanto a temas, siempre hay algo de dónde tomar. Sobre todo, porque hay ciertos políticos que tienen mucho rabo de paja. Quizás, lo más difícil es aludir en una sola viñeta lo complejo de la relación de la política con los medios de prensa, el populismo, el clientelismo. No tanto el político es difícil de expresar en una caricatura, sino ese tipo de relaciones. La idea no es quedarnos en la burla a un político, sino cómo este político existe porque existen estas taras dentro de la vida pública, política y social del Perú. Eso es lo difícil, siempre. 

En su trabajo artístico hay un fuerte acento social, por lo que no puedo dejar de preguntarle sobre qué opina de la fuerte represión a las protestas que ha habido en las últimas semanas y que ha dejado varios muertos

Ha sido una atrocidad. Se sabía que al permitirle la entrada de esa manera a las Fuerzas Armadas, por extensión Fuerzas Policiales, con esta carta blanca para reprimir iba a causar esto. Se vio día tras día el número de muertos, asesinados es la palabra correcta. He hecho varias viñetas al respecto, de la represión y esa falsa cultura de orden y paz que están asolando al Perú. Es una de las viñetas más compartidas, justamente porque la situación es bastante complicada en el Perú. 

Usted también ha publicado sobre derechos humanos y ha investigado el conflicto armado interno, ¿qué opina cuando la presidenta Boluarte atribuye la responsabilidad de las marchas a supuestos terroristas?

Me parece igualmente negligente, una tontería, lo ha repetido varias veces. Al principio no sabía a qué atenerse por su inexperiencia, ahora veo con un ánimo más crítico, porque, ciertamente hay muchos voceros que dicen que las protestas se deben a infiltrados. El tipo de opinión de un ultraderechista, o simplemente de un oportunista político, que busca jalar agua para su molino. Es lamentable, es insultante para vÍctimas que la presidenta siga atribuyendo una culpa de las consecuencia de estas protestas, a estos infiltrados, a esta especie de campaña macartista, anticomunista.

Foto 2

¿Cómo le gustaría que sus caricaturas sean recordadas?  

Por ponerle un poco de pimienta a la situación. Señalar que hay un mensaje convencional, desde el poder y que los caricaturistas tratamos de dar una versión diferente. En este caso el del gobierno actual con su idea de que tiene que haber paz, de que la gente no quiere cambios. En realidad, lo que las protestas quieren son cambios, y cambios  profundos. He mostrado la opinión desde Lima y la opinión que hay desde fuera, este ‘limeño centrismo’. Esas cosas que hago me gustaría que se recuerde de lo que hago. 

Te puede interesar