Dónde están los desaparecidos del período de violencia

Memoria 12 de noviembre de 2022
El Estado peruano tiene una tarea pendiente: la de dar respuesta a los familiares en los procesos de búsqueda de las personas desaparecidas durante el período de violencia 1980-2000. El avance es francamente lento.

30835282201_2860fb278b_cFoto: Ministerio de Justicia

El Estado peruano tiene un problema que esconde bajo la alfombra: su baja tasa de respuesta a los familiares en los procesos de búsqueda de las personas desaparecidas durante el período de violencia 1980-2000. Luego de casi dos décadas, el proceso de restitución ha sido lento y muchos familiares han fallecido sin haber podido cerrar el proceso de duelo propio de quien, al enterrar o cremar a una familiar, asume el final de algo. 

Para atender esta problemática, el estado promulgó la Ley Nº 30470, Ley de Búsqueda de  Personas Desaparecidas (2016) y aprobó el Plan Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (2021). Ambos documentos introducen un enfoque humanitario: el Estado no solo determinará las responsabilidades penales, sino también dará respuestas a los familiares de los desaparecidos. De esta forma, el mecanismo de búsqueda permite aliviar la incertidumbre de los familiares sobre el paradero, destino y/o ubicación de las personas desaparecidas durante el período de violencia de 1980-2000.

La Factoría pudo conocer que, según Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de Entierro (Renade), la cifra oficial de personas desaparecidas asciende a 21,918. El Estado ha podido dar cuenta de 2,700 desaparecidos, por lo que queda dar respuesta de 19,200. 

El RENADE maneja la cifra de 5 mil 104 sitios de entierro, y las restituciones que se han dado desde el 2002 hasta la fecha solo corresponde a una pequeña parte de ese universo total. Todavía quedan sitios de entierro que tienen que ser intervenidos. 

Además de contar con un registro más sistematizado de la búsqueda de desaparecidos, ha aumentado el número de investigaciones humanitarias, la cual se trata de la primera etapa del proceso de búsqueda. La investigación humanitaria comprende el conjunto de acciones de investigación documental, de campo que están dirigidas a la recopilación, verificación y análisis de información relativa con casos de desaparición de personas. No se trata de la respuesta final, pero sí es el punto de inicio. 

Además, hay un Banco de Datos Genéticos que actualmente reúne mil 200 perfiles genéticos de familiares. Esta base permite realizar los cotejos con los resorts óseos recuperados. 

Adicionalmente, el Plan busca que todos los actores involucrados: fiscales, forenses, funcionarios del Ministerio de Justicia garanticen la participación efectiva de los familiares en el proceso de búsqueda. 

Búsqueda 

Lidia Flores, presidenta de Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP), manifestó a La Factoría que coordinan y acompañan a las autoridades estatales para la exhumación de restos. 

“Como ANFASEP, coordinamos para las exhumaciones del Ministerio Público, nosotros le decimos para que exhumen en La Hoyada, en el cuartel. En cuartel han exhumado algunos no encontramos a todos. Están trabajando los fiscales para ampliar la búsqueda en el cuartel”, dijo Flores.

ANFASEP también ha impulsado en los últimos años la construcción de un Santuario de la Memoria en lo que fue La Hoyada. Según la Comisión de la Verdad y Reconciliación, en el cuartel BIM N° 51 del Ejército del Perú, “Los Cabitos”, se reportaron casos de detenciones arbitrarias, torturas, violaciones sexuales, desaparición y ejecuciones extrajudiciales de por lo menos 136 personas.

Lidia Flores indicó que están realizando las coordinaciones con el Gobierno Regional de Ayacucho para empujar la gestión el santuario de memoria. 

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar