El ultraconservador Opus Dei toma la alcaldía de Lima

Política 06 de octubre de 2022
Como personaje político Rafael López Aliaga tiene muchas aristas de análisis. En esta nota, queremos concentrarnos en su visión del mundo marcada por su pertenencia al Opus Dei.

lopezaliagismo

Soltero de 61 años, integrante del Opus Dei y autoflagelado con cilicio, Rafael López Aliaga fue electo como nuevo alcalde de Lima. Se trataría de la primera vez en que un abiertamente declarado ultraconservador de derecha, miembro de una secta religiosa llamada Opus Dei, llega a ese puesto de representación nacional por voto popular. 

Como personaje político Rafael López Aliaga tiene muchas aristas de análisis. En esta nota, queremos concentrarnos en su visión del mundo marcada por su pertenencia al Opus Dei. Sus detractores acusan a esta organización de ser una especie de secta dentro y fuera del Vaticano, lo que es negado por sus miembros. Lo cierto es que el Opus Dei está presente en más de 60 países y lo integran unos 90.000 miembros laicos, entre ellos personalidades políticas o empresariales, y más de 2.000 sacerdotes, sobre todo en Europa y América Latina.

Figuras en el Perú 

En Perú, las figuras conocidas del Opus Dei son Rafael López Aliaga, el exministro Rafael Rey, el ex cardenal Juan Luis Cipriani, el obispo de Arequipa, Javier del Río . Además de Fabiola Morales, muy vinculada a Renovación Popular -el partido de López Aliaga- que no es otra cosa que el reciclaje de Solidaridad Nacional. Su discurso público, a lo largo de los años, ha sido de clara y abierta oposición a los derechos reproductivos y contra la igualdad de género. 

Durante la campaña presidencial del 2021, Rafael López Aliaga sostuvo que “toda la doctrina de género, evidentemente, va a ser exterminada”. Mientras que Rey ha expresado en sus redes sociales que la educación sexual integral en los colegios se trata de una “guerra cultural que quiere destruir virtudes, valores, inocencia, matrimonio y familia”.

Mientras que Juan Luis Cipriani expresó en el programa radial "Diálogos de Fe" que “las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas. Son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.

Fabiola Morales ha participado en eventos conmemorativos al fundador del Opus Dei y es docente de la Universidad de Piura, afiliada al Opus Dei. Públicamente ha expresado que considera que el “homosexualismo es un problema que lógicamente lo es. Es un problema psicológico, es un problema psiquiátrico”. 

Religión y política

Juan Miguel Espinoza, docente en la Pontificia Universidad Católica del Perú y Magíster en Teología por la Escuela de Teología y Ministerio de Boston College, explicó que a partir de la década de los 90 las organizaciones religiosas, principalmente las evangélicas, han buscado incidir en el espacio público, a través de la participación en elecciones. Así, buscan llevar agendas particulares a la discusión en la esfera pública. 

“Claramente hay participación de líderes de iglesias evangélicas. Además, cada vez se han ido diversificando en su participación en partidos, no es una cosa exclusiva de un partido u otro. Buscan entrar en varios espacios, sobre todo en partidos de derecha. Primero fue con Alberto Fujimori. Su hija Keiko Fujimori también ha seguido esta alianza”, sostuvo a La Factoría. 

Espinoza también refirió que la Iglesia Católica se ha mantenido al margen de participación en política, debido a la disciplina de la organización; sin embargo, los políticos sí usan su identidad como católicos para defender ciertas agendas. “Ese es el caso de López Aliaga y el partido Renovación Popular. Creo que tiene algo particular, viene de estas distintas acciones colectivas, de grupos de interés de inspiración religiosa, tanto evangélicos como católicos, que, por propia iniciativa, no necesariamente representando a sus iglesias, han estado muy metidos en este debate sobre el tema de género en el currículo de educación básica”, explicó.

En referencia al Opus Dei, el investigador sostuvo que la organización ha preferido mantener un perfil muy bajo, y, por el contrario, figuras como la López Aliaga y el propio Juan Luis Cipriani son más controversiales y confrontacionales. 

“Hay una cultura en el Opus Dei, que ex miembros que han salido de la organización han documentado. [...] Tratan de tener perfil bajo. Hay una cultura de proteger a la organización, por eso digo que personajes como López Aliaga, y Juan Luis Cipriani caigan bien en una organización como esta. Al contrario, les gusta tener un perfil mucho más disimulado, incidiendo desde lo secreto, más que desde la batalla pública”, indicó. 

Espinoza también consideró que no se debe sobredimensionar la pertenencia de López Aliaga al Opus Dei, debido a que las ideas muy conservadoras no son exclusivas del Opus Dei. “Es algo que comparte con muchos de estos movimientos religiosos conservadores de naturaleza diversa, sean evangélicos o católicos. López Aliaga representa una posición que está presente en la sociedad peruana mucho más allá del Opus Dei”, dijo.

Y sin lugar a dudas, desde la alcaldía de Lima, Rafael López Aliaga va a llevar esa agenda a la práctica. 

“Probablemente se opondrá a manifestaciones que implican temas que su agenda conservadora rechaza abiertamente, llámese Marcha del Orgullo, la Marcha contra la Violencia a la Mujer. Este tipo de manifestaciones de un progresismo liberal limeño que está presente, aunque minoritario en clases medias y altas. Sospecho que López Aliaga va a buscar restringir ese tipo de manifestaciones públicas que se habían venido celebrando con relativa frecuencia y tranquilidad sin obstáculo de la administración local”, consideró.

Origen y reformas en tiempos de Francisco 

El Opus Dei, que proviene de la España fascista de entreguerras, llegó al Perú en 1953. La organización llegó a tener presencia en ciudades como Lima, Arequipa, Piura, Chiclayo y Cañete. Según un reciente artículo publicado por el investigador Matthew Casey-Pariseault, durante la década de 1990, el Opus Dei y su primado, el arzobispo Juan Luis Cipriani, “se convirtieron en los símbolos emblemáticos del resurgimiento del conservadurismo católico”. El Papa Juan Pablo II tuvo una consideración especial con el Opus Dei, que desempeñó un papel central en sus reformas conservadores, refiere el investigador. Es así que convirtió al grupo en una “prelatura personal” en 1982. En Perú, el papa nombró a Cipriani como arzobispo de Lima en 1999 y Cardenal en el 2001. 

Actualmente, el papa Francisco ha decidido con un Motu Propio, un documento papal, reformar la influyente organización católica. El Opus Dei es la única prelatura existente, un verdadero privilegio, ya que está equiparada a una diócesis con todo el poder de decisión que eso significa.

"Cuarenta años después, Francisco busca acabar con una estructura excesivamente jerárquica y 'rescatar' los valores carismáticos de una institución marcada por las luchas de poder y la singularidad, que la hace única (por el momento), en el mundo", comentó Jesús Bastante, de la página especializada Religión Digital, a la agencia AFP. 

Esta reforma se produce luego de que hace casi un año, un grupo de 42 mujeres ex trabajadoras de la organización religiosa Opus Dei presentara una denuncia en el Vaticano por presunta explotación laboral y abusos de poder y de conciencia.

Estas mujeres son ciudadanas argentinas y paraguayas que trabajaron para el movimiento en Argentina, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Italia y Kazajistán entre 1974 y 2015, y sostienen que nunca fueron pagadas por un día de trabajo en la organización.

Te puede interesar