CitizenGo, la organización fascista española llegó al Perú

Política 05 de octubre de 2022
Un vehículo con un mensaje discriminatorio de la organización española CitizenGo fue visto en el Congreso de la República. ¿Cuál es el discurso que promueve esta plataforma? En la nota, los detalles.

citizengo

CitizenGo es una organización española que está próxima al movimiento de cristianos ultraconservadores y a la extrema derecha. La plataforma atenta contra el derecho al aborto, la educación sexual integral y los derechos humanos. Su presidente y fundador es Ignacio Arsuaga. 

La influencia de esta organización ha llegado hasta el Perú. Un vehículo con un banner se estacionó -el día antes que, en Lima, se inaugurara la 52 Asamblea General de la OEA- en el frontis del Congreso con un mensaje que decía: “OEA: A la mujer la define la biología, no la ideología”. Este mensaje estaba firmado por la plataforma  CitizenGo

“No solo es un mensaje discriminatorio, algunos medios de Perú dicen que es una intervención ciudadana, no lo es. Lo que han hecho es una agresión fascista, porque el tipo de mensaje que promueven estos colectivos son agresiones que discriminan directamente y vierten odio sobre las diferencias. Eso no es libertad de expresión, esos son mensajes de odio. En este caso es una agresión fascista, porque no se puede desligar este colectivo de todas sus relaciones con la internacional reaccionaria”, manifestó la comunicadora política peruana en España, Laura Arroyo. 

CitizenGo es una organización que nació de otra organización denominada Hazte Oír. Ambas agrupaciones están vinculadas con Vox, partido de la ultraderecha española. Según han informado medios españoles, Santiago Abascal, el turbio líder de Vox, y el presidente de la organización, Ignacio Arsuaga, son amigos. En 2012, Abascal recibió un premio de Hazte Oír por su labor al frente de la fundación Denaes.  

“A su vez, ambos están vinculados con medios de comunicación de extrema derecha que difunden mensajes de odio e incentivan acciones de odio por parte de las personas que lo consumen. [...]  Estamos hablando de un entramado grande. Por un lado, la batalla política; por ejemplo, Vox; por otro lado, la batalla mediática, con medios como Okdiario y  periodistas como Javier Negre; y la pata social, con colectivos como CitizenGo y Hazte Oír”, sostuvo Arroyo

Según la analista, este entramado entre partidos, medios y colectivos han reaccionado frente al avance de los derechos democráticos alcanzados por los movimientos feministas, LGTBIQ y sindicatos.

Vox en Perú

La presencia de Vox en Perú se hizo pública el año pasado, cuando una comitiva conformada por su vicepresidente y diputado, Víctor González, el eurodiputado Hermann Tertsch y el director de la Fundación Disenso, Jorge Martín Frías, se reunieron con congresistas de Renovación Popular, Avanza País y Fuerza Popular. Keiko Fujimori también se reunió con ellos. Es decir el ramillete que agrupa a la frívola derecha peruana.

“Estos tres partidos están delineando una agenda antiderechos desde hace mucho tiempo. Ahora están en el Congreso, en la Mesa Directiva, pensemos en José Williams que es presidente del Congreso, y que también tiene vinculaciones directas. Por supuesto, que han permitido que entre este vehículo con pancartas discriminatorias al Congreso, pero además están haciendo una sonada antiderechos desde hace mucho tiempo”, dijo Arroyo

Contra la agenda de género 

En España, CitizenGo ha realizado acciones tanto on-line como off-line para oponerse a proyectos relacionados para detener la discriminación basada en la orientación sexual. “Vienen por tus hijos”, rezaba uno de sus mensajes propalados por su campaña. 

Otra de sus acciones más llamativas en España fue cuando pusieron a circular el llamado “autobús de la libertad” que provocó gran rechazo en varias ciudades y que fue prohibido en Barcelona, Madrid y Pamplona por sus autoridades. 

El autobús transfóbico también apareció en los EE.UU. Fue recibido con protestas durante su aparición en Nueva York, el autobús continuó hasta Connecticut, Filadelfia y Baltimore antes de su parada final en Washington DC.

Te puede interesar