"¡No al velo!”: Desde Irán a otras protesta masivas contra el control del cuerpo de las mujeres

Derechos Humanos 23 de septiembre de 2022
Irán vive un escenario de nuevas manifestaciones por la muerte de la joven Mahsa Amini detenida por la policía moral. La represión policial ha dejado al menos 17 muertos.

masha2

Mahsa Amini se ha convertido en un símbolo para las mujeres en Irán, donde en los últimos días se han movilizado cientos de mujeres para rechazar la violencia de la policía de la moral que acabó con su vida. Las autoridades iraníes anunciaron el 16 de septiembre la muerte de Amini, luego de que fuese detenida por llevar "ropa inapropiada" por la policía de la moral, encargada de hacer cumplir un estricto código de vestimenta para las mujeres.

Las mujeres están obligadas en Irán a cubrirse el cabello. La policía de la moral vigila que las mujeres no lleven abrigos por encima de las rodillas, pantalones estrechos o ropa de colores vivos. 

El rechazo hacia esta policía de la moral se ha hecho más patente tras la muerte de Mahsa Amini. Ella estuvo en coma tras su detención y murió tres días después de haber sido hospitalizada. De acuerdo con las autoridades iraníes, la joven falleció por causas naturales, pero la Oficina  del Alto Comisionado de Derechos Humanos afirmó que fue golpeada violentamente en la cabeza y contra un vehículo de la policía.

Los efectivos son acusados de buscar el más mínimo defecto en los atuendos de las mujeres. Una estudiante Reyhaneh, de 25 años, contó a la agencia AFP: "Con este nuevo incidente, la gente ya no llama a esta unidad policial la 'Gasht-e Ershad' (patrullas de orientación) sino 'Ghatl-e Ershad' (orientación del asesinato)", un juego de palabras en árabe.

Las movilizaciones en Irán han dejado 17 muertos, según la televisión iraní. Se trata de las manifestaciones más masivas y violentas desde el 2019, cuando se protestó por el aumento del combustible. Las mujeres desafiaron a las autoridades quitándose los hiyabs y prendiendoles fuego o cortándose el cabello. Estos actos y su registro en video se viralizaron en segundos. "¡No al velo, no al turbante, sí a la libertad y a la igualdad!", gritaron las manifestantes en Teherán. 

¿Cómo entender lo que ocurre en Irán? 

El experto en cultura, Owan Lay sostuvo que las protestas, debido al fallecimiento de  Mahsa Amini no pueden verse alejadas del contexto sociopolítico y cultural de Irán. “

“Desde la revolución islámica, en Irán se instauró un régimen teocrático islámico de vertiente chií el mismo que tiene un conjunto de políticas y medidas de comportamiento entre ciudadanos y en especial con las mujeres y establece un conjunto de medidas sobre códigos de vestimenta y comportamiento de mujeres en diferentes espacios públicos. En este contexto la policía de la moral capturó a Mahsa Amini  y, de acuerdo a  diferentes fuentes, debido a la agresión de esta policía, ella fallece, las diferentes protestas que hoy vemos en Teherán están relacionadas a este hecho fatídico”, dijo Lay.

“En el pasado reciente, en el 2014, un movimiento de mujeres contra la utilización de la yihab se movilizó generando el movimiento Mi Libertad Religiosa y que fue proseguido por otros movimientos de mujeres como el de Miércoles Blanco o Las Chicas de la calle de Revolución. Han sido movimientos de mujeres que han tratado de subvertir el orden chií y las reglas musulmanes vinculadas esencialmente al código de vestimenta y a la utilización de yihab como parte de la vestimenta de las mujeres. Hoy en un fenómeno importante y diría yo especial, lo que vemos no es solamente una masa de mujeres sino además hombres jóvenes acompañando en este conjunto de protestas que significa subvertir el orden que hoy tiene este estado teocrático, a fin de encontrar más libertad para las mujeres”, añadió. 

Asimismo, Lay estimó que para el gobierno iraní hay tres variables a considerar en estas protestas: a) la necesidad de mujeres de tener mayor libertad y flexibilidad en el conjunto de normas, b) filtración de valores occidentales y c) conflictos al interior del gobierno con la minoría kurda. 

El caso de  Nasrin Sotudé

No es la primera vez que las mujeres protestan contra el velo. En el 2018, Narges Hosseini participó en una protesta y se quitó el pañuelo en público. Fue detenida y acusada de cometer un acto pecaminoso, violar la moral pública y fomentar la inmoralidad y la prostitución. La abogada y activista en derechos humanos Nasrin Sotudé asumió su caso. Ese mismo año, la abogada fue detenida, juzgada y condenada por rebeldía. Actualmente cumple una condena de 12 años por defender a mujeres arrestadas por protestar contra la obligatoriedad del hiyab 

 Mujeres afganas 

Los talibanes volvieron al poder en Afganistán y han vuelto a imponer a las mujeres un velo que las cubra de pies a cabeza, preferiblemente un burka, que solo deja una rejilla a la altura de los ojos. Tras la llegada de los talibanes al poder, las mujeres quisieron conservar sus derechos. Ellas se manifestaron en Kabul y en otras grandes urbes de Afganistán. Sus protestas fueron reprimidas y las mujeres fueron detenidas por semanas. 

Mujeres mecánicas en Arabia Saudita 

En 2018, las mujeres saudíes pudieron conducir después de décadas de prohibición. Ahora también van más allá y aprenden a reparar vehículos y son mecánicas, así se desafía las costumbres de un reino que todavía es conservador. 

El príncipe  heredero Mohamed bin Salmán busca cambiar la controvertida imagen de su país con la integración de las mujeres en la esfera pública, bajo la denominada  "Visión 2030". 

Te puede interesar