Eutanasia, suicidio asistido y muerte digna: el caso de Jean-Luc Godard

Derechos Humanos 15 de septiembre de 2022
Jean-Luc Godard accedió a un suicidio asistido, lo que reaviva el debate en torno el derecho a una muerte digna. En Perú, el caso más representativo es el de Ana Estrada.

godard

El cineasta francosuizo Jean-Luc Godard falleció tras recibir el suicidio asistido en Suiza. Según declaró una persona cercana a la familia al diario Libération, el cineasta tomó esta decisión porque “simplemente estaba agotado”.

Un comunicado de su esposa, la cineasta suiza Anne-Marie Miéville, y de los productores del cineasta señalaron que Godard "murió apaciblemente en su domicilio, rodeado de sus personas más próximas".

Otra persona próxima a Godard señaló al diario suizo Tribune de Geneve que el cineasta "no podía llevar una vida normal debido a varias patologías".

En el 2014, durante una entrevista con la televisión suiza y preguntado por la muerte, el cineasta respondió: "No estoy ansioso para seguir a toda costa, si estoy demasiado enfermo no quiero que me arrastren en una carretilla".

Actualmente, se abre paso el debate en torno a la eutanasia, pero además una eutanasia ligada al deseo de dejar de existir sin que medie una condición médica incurable e irreversible. Esta práctica está legalizada en Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos y España. En Francia, sigue sin legalizarse, aunque el Gobierno del presidente Emmanuel Macron ha lanzado el tema a un debate político y social que podría desembocar en su autorización definitiva. 

En Perú, a propósito del caso de Ana Estrada, se ha discutido sobre la muerte digna. En julio, la Corte Suprema ratificó la sentencia de un juzgado de Lima que reconoció el derecho a morir de Estrada que sufre una enfermedad incurable y degenerativa. La medida ordenó al Ministerio de Salud y al Seguro Social de Salud (Essalud) "respetar la decisión" de Ana Estrada, "de poner fin a su vida a través del procedimiento técnico de la eutanasia". 

La sentencia indica que se debe "entender por eutanasia a la acción de un médico de suministrar de manera directa (oral o intravenosa) un fármaco destinado a poner fin a su vida".

Eutanasia y el derecho a morir dignamente

El abogado, magíster en derecho constitucional, Andree Castro dijo a La Factoría que la eutanasia ocurre cuando médicos tratantes de un enfermo terminal le producen la muerte de manera consciente al paciente.

En el caso del suicidio asistido, señaló que detrás hay la intervención de la persona que desea morir y que se agencia de un médico. “Él o ella toma la decisión, participa en el acto, pero con apoyo de un profesional que está a su costado, que le introduce una dosis letal que le facilita la muerte”, indicó Castro.

 Para el abogado constitucionalista, la muerte digna es un derecho humano fundamental. “El morir dignamente no es provocarle la muerte, sino asistirlo no solamente médicamente sino también según su fe, un servicio religioso, rodeado de afecto para permitirle una buena muerte”, dijo.

“Desde mi consideración el morir dignamente es un derecho humano, porque deriva de la dignidad, pero ese derecho no está reconocido de forma explícita en el texto constitucional. Sin embargo, se puede llegar a la conclusión de que ese derecho está implícitamente reconocido a partir de lo que dispone el artículo 3 de la Constitución: que los derechos que no están enunciados expresamente, pero que se deriven también son parte de la protección del estado peruano”, añadió. 

Asimismo, indicó que uno de los requisitos para acceder a este tipo de prácticas tiene que vincularse con que haya una enfermedad determinada por la ciencia médica y que la muerte sea inminente. 

 “Si dejamos la llave abierta, cualquier persona que esté enferma pero que no sea terminal, mortal, entonces se abre una puerta para que cualquier persona pueda abusar de ese derecho y pueda pedir su muerte en un momento antojadizo”, opinó Castro

 Tras el caso judicial de Ana Estrada, el abogado opinó que lo viable sería la regulación en torno a la muerte digna. 

 “Puede ser el de voluntades anticipadas o testamento vital. Una normativa que permite a la persona de manera anticipada pueda decidir ‘si es que en algún momento me da una enfermedad terminal y pierdo facultades mentales y no estoy en facultad de decidir, por favor, delego mi familia, antes de que se sobrevenga ese estado, el cómo se debe proceder conmigo en caso suceda algo así’. En el testamento vital sería ‘si me da esto, solicito de manera expresa se me permita morir de forma digna’”, sostuvo.

Te puede interesar