La liberación de Antauro Humala bajo el análisis de tres especialistas

Política 22 de agosto de 2022
La Factoría reunió el análisis de especialistas para tratar de entender el impacto político de la liberación de Antauro Humala.

antauro

El exmilitar  Antauro Humala, hermano del expresidente Ollanta Humala, condenado por un levantamiento militar de 2005, salió de prisión el pasado sábado. El líder del movimiento etnocacerista abandonó el centro penitenciario Ancón II, tras cumplir 17 años de condena y luego de redimir parte de su pena por trabajo y estudios.

Antauro Humala fue condenado a 19 años de prisión por los delitos de homicidio simple, secuestro, daños agravados, sustracción o arrebato de arma de fuego y rebelión, por su participación en el denominado "Andahuaylazo", un levantamiento paramilitar contra el Gobierno de Alejandro Toledo

La Factoría reunió el análisis de especialistas para comprender la situación política tras la liberación de Antauro Humala. 

LF: Respecto a la salida de Antauro Humala de prisión: ¿Quién gana y quién pierde con su libertad? 

Alejandra Dinegro: "En efecto, hay un trámite legal que se ha cumplido. Tiene todas las formas de cumplir, más allá de que le pueda gustar o no a la gente. Toda la tramitología legal está dentro del marco que conocemos y es regular. Sin embargo, en términos políticos se ha podido ver que su salida coincide en un momento complicado para el gobierno, especialmente para el presidente y su familia, en el cual hay investigaciones fiscales. Eso se puede prestar a serie de interpretaciones como el hecho de que sea un distractor. Y que en lugar de estar más atentos a los detalles de las investigaciones, la agenda esté básicamente alrededor de la salida de Antauro, de sus primeras declaraciones y de lo que puede mover en el tablero político. Nos damos cuenta de un vacío de liderazgo, porque se habla de Antauro Humala como un líder. Se le adjudica este título a cualquier persona. Evidentemente hay una crisis partidaria. Carecemos de un debate de ideas, de visión de país y por eso personajes como Antauro seducen a generaciones jóvenes que no han tenido formación política. La línea etnocacerista postulada por Antauro Humala no es de izquierda, no es una línea socialista. [...] Ellos afirman un programa difuso, de enfrentamiento étnico, donde prefieren tener incidencias con otros extremos, en lugar de afirmar un programa más conciliador, más multicultural, de reconocimiento y  reconciliación de nuestro país. Tenemos en este momento, en medio de esta gran crisis  de régimen, una izquierda huérfana  de liderazgos competentes, pero tampoco tiene voluntad de formarlos. Tenemos una derecha irracional sin querer entender al país, y por supuesto surgen estos vacíos que pretenden ser llenados por quienes en realidad están apostando por aventuras totalmente totalitaristas. Creo que deberíamos estar hablando de cómo revertir ello". 

Katherine Zegarra: "Claramente gana él como personaje político, en el sentido de que ha sido parte de la agenda mediática un fin de semana. Me da la impresión de que no gana ni el Ejecutivo, ni ninguna otra institución de representación nacional. A pesar de que Antauro Humala ha sido un personaje que ha tenido relativo impacto dentro de la política nacional, en general no es un político que tenga un capital fuerte. De hecho, el número de personas que le ha seguido acompañando luego del penal no ha sido muy grande,  el número de periodistas fue superior. Él ha tenido muy bajo éxito político, con excepción del 2020. Ha perdido la inscripción el partido con el que había ganado algunos representantes en las elecciones complementarias. En ese sentido, no creo que haya grandes ganadores o perdedores. Si bien esto no ha sido una medida promovida desde el gobierno, por lo menos así lo dicen diversos abogadas y abogados, me da la impresión que no pierde el gobierno. Estamos frente a un político muy debilitado y no tiene relación fuerte, no a primera vista con el gobierno. Más allá del antiguo peso, estamos frente a un político  debilitado que no genera grandes ganadores o perdedores, más allá de su propia persona". 

Paula Távara: "Me parece que hay que tener en consideración, por lo que he escuchado de los abogados es que su liberación es parte de un proceso normal dentro de los estándares de la judicialización. Lo que creo que hay que evitar, en general diría tanto a la oposición y al gobierno, es politizar la salida de una persona que ha cumplido su condena y ha obtenido algunos beneficios penitenciarios en base a su trabajo. Si lo politizamos, perdemos todos, porque sacamos del foco las cosas que deberían estar siendo prioridad en este momento, que tiene que ver con el empleo, que los fertilizantes lleguen. Perdemos todos si ponemos en el centro a una persona que no es solo un reo, es una persona a la que hay que tratar de no abanderar. Hay un conjunto de discursos y de actores políticos que ojalá pudiésemos dejar en el olvido para  construir nuevas formas de hacer política". 

Te puede interesar