Augusto Gabilondo, el militar en retiro fugado de la justicia

Derechos Humanos 15 de agosto de 2022
Augusto Gabilondo García del Barco es un prófugo de la justicia que fue detenido en España. Es reclamado por la justicia peruana por delitos de lesa humanidad.

caso-ayala_3

Augusto Gabilondo García del Barco es un marino en situación de retiro prófugo de la justicia. Fue detenido en España y el exmilitar rechazó ser entregado a Perú, con lo que se iniciarán los trámites para evaluar la petición de extradición, un proceso que dura años.  Sobre Gabilondo pesa una sentencia en primera instancia por la desaparición forzada del trabajador civil de la Oficina de Reclutamiento del Ejército, Benito Baldeón Ninahuanca, ocurrida en Ayacucho el 2 de agosto de 1984. 

Augusto Gabilondo García del Barco fue jefe de la Base Contrasubversiva de Huanta ese año. 

Benito Baldeón desapareció el 2 de agosto de 1984. Según declararon sus familiares, fue sacado de su vivienda en la madrugada por militares. Luego de 37 años, la cuarta Sala Penal especializada condenó a 15 años de prisión efectiva a Juan Briones Dávila -ex ministro del fujimorato-, Augusto Gabilondo García del Barco y a Gustavo Cárdenas Brou.

“Este señor tenía mandato de comparecencia. Lo único que hizo al escuchar su sentencia en diciembre: apagó su cámara. Ahí también hay que llamar la atención al Poder Judicial, si el Poder Judicial había dado un plazo de cinco días para lectura de sentencia, desde que ocurre la última defensa material de acusados. Entonces tenía cinco días para informar a la policía para que haga una vigilancia y que haga captura antes de que termine de emitir sentencia. Eso no sucede, el señor se sumergió en la clandestinidad y se fue a España”, declaró Juan José Quispe, abogado del IDL, a La Factoría. 

La Justicia encontró culpable a Augusto Gabilondo García del Barco, debido a que tenía el control de la tropa y  comandaba operaciones que se ordenaban desde Huamanga o que eran dadas por el jefe de la zona, Álvaro Artaza Adrianzén, conocido como ‘comandante Camión’, otro marino fugado del país y pedido por la justicia peruana. 

La detención de Baldeón se produjo cuando el jefe de la zona era el comandante Álvaro Artaza Adrianzén, quien -de acuerdo a la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR)- habría ordenado a su personal secuestrar, desaparecer y ejecutar a centenares de ciudadanos entre julio y agosto de 1984.

Caso Ayala

Augusto Gabilondo tiene un segundo proceso judicial. La Cuarta Sala Penal Superior Nacional Liquidadora Transitoria de la Corte Superior Nacional de Justicia Penal Especializada inició, en marzo pasado, el juicio oral contra Alberto Rivera Valdeavellano, exjefe del Comando Político Militar de Huanta y La Mar; y contra Augusto Gabilondo García del Barco por  el asesinato de 17 evangélicos de Calqui y 45 desapariciones forzadas de personas encontradas en las fosas de Pucayacu, así como por la desaparición del corresponsal del diario La República, Jaime Ayala Sulca, ocurrida en agosto de 1984.

El periodista Jaime Ayala Sulca fue visto por última vez la mañana del 2 de agosto de 1984, cuando ingresó al Estadio Municipal de Huanta, donde operaba el cuartel de la Marina.

El informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) recoge el testimonio de unos de los perpetradores de su desaparición. Refirió que el periodista estuvo detenido varios días, fue torturado y ejecutado extrajudicialmente.

“Yo no vi específicamente, pero me dicen .. luego de eliminarlo había que desaparecerlo, entonces lo seccionan. Primero lo matan con golpes, no hay armas. Lo seccionan y luego lo entierran en diferentes puntos en el estadio...No recuerdo el lugar específico, el estadio es grande, pero yo supongo que debe ser en la zona delantera”, refirió el testigo  Nº 040-2003-CVR.  

El abogado Quispe dijo que el proceso se encuentra en la etapa de presentación de pruebas nuevas. “Vamos a pasar a etapa de interrogatorio. Lamentablemente para las familias que buscan justicia, de las víctimas de Huanta. Lamentablemente el señor Gabilondo no va a venir de inmediato, porque es un proceso de extradición demora entre tres a cinco años”, sostuvo.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar