Día Mundial de los Refugiados: los retos para integrar a la población venezolana en Perú

Derechos Humanos 20 de junio de 2022
Lima se ha vuelto en la ciudad extranjera con más migrantes venezolanos en el mundo, lo que refleja el desafío que tiene el Estado peruano para atender a esta población.

migrantes

El Perú acoge a más de 1.3 millones de venezolanos, lo que hace que seamos el segundo país, luego de Colombia, de destino para esta población migrante, según datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Del total de personas venezolanas en Perú, un millón vive en Lima y Callao, por lo que la capital es la ciudad extranjera con más ciudadanos venezolanos del mundo. Estas cifras reflejan el desafío que tiene el Estado peruano y que se recuerdan en fechas como la de este lunes 20 de junio, en la que se conmemoró el Día Mundial del Refugiado. 

“Es una fecha emblemática, porque conmemora la acogida y acceso a derechos que deben de tener todas las personas que buscan un refugio, huyendo de situaciones de conflicto, de crisis, de situaciones económicas, políticas y sociales. El refugio es una calidad migratoria que tiene carácter humanitario. En los últimos años se le ha fortalecido con una mirada de enfoque de derechos, que le permita a las persona que solicitan refugio un vínculo donde se respete sus derechos básicos”, detalló Iris Jave, coordinadora de la línea de Movilidad Humana del Instituto de Democracia y Derechos Humanos (IDEHPUCP). 

En el caso de Venezuela, la profunda crisis económica y social ha obligado a que más de 6,1 millones de venezolanos abandonen su país en los últimos años, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  

“Es verdad que la migración cayó de sorpresa en nuestro país”, refirió Jave, al recordar que en el 2017 se produjo la primera gran ola migratoria venezolana. En ese primer momento, el Estado respondió con el permiso temporal de permanencia (PTP). Sin embargo, el Estado posteriormente lo restringió. Ahora hay más de 500 mil solicitantes de refugio. No obstante, el Estado no responde de inmediato las solicitudes, lo que hace que estén en un “limbo administrativo”. 

“Cuando han solicitado su condición de refugio, pero no tienen respuesta, les genera una situación de inseguridad a la condición migratoria con la que vienen”, dijo a La Factoría. 

Jave consideró que tras seis años de migración, el Estado peruano debe articular políticas públicas de forma intersectorial, como educación, salud y trabajo, para atender a esta población vulnerable. “No solamente depende de la Superintendencia de Migraciones que otorga la calidad migratoria”, dijo. 

“Es importante que el Estado pueda articular las políticas. Por un lado, se puede pensar en la calidad migratoria. Por otro lado, que la población migrante pueda trabajar en ámbitos formales, o el acceder a servicios de salud, o que los niños puedan acceder a las instituciones educativas”, manifestó. 
 
El 2022 es un año electoral a nivel regional y local, ¿qué tanto pueden hacer los municipios para atender a la población migrante? Jave sostuvo que los municipios pueden desarrollar planes de integración. Citó como ejemplo que la Municipalidad de Lima y la Municipalidad de Surquillo están desarrollando sus planes de integración para las personas venezolanas.

En ese sentido, se están elaborando estándares básicos de coordinación entre las gerencias de desarrollo económico, social y de educación para articular esfuerzos y responder a la población venezolana en sus localidades. “Son experiencias pilotos que ojalá  después puedan ser replicadas con otros municipios para tener respuestas comunes y estándares de atención a la población migrante”, indicó. 

Hay agencias de cooperación internacional como ACNUR, Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Unicef que hacen trabajo intensivo con la población migrante y pueden prestar asistencia técnica a gobiernos locales.

“Por un lado es decisión política, pero por otro lado, es una obligación. Porque si hay personas en su distrito tienen que reorientarse, tienen que organizarse. La municipalidad tiene influencia y decisión sobre comercio ambulatorio, la comercialización en general, pueden conectar o generar relaciones con instituciones educativas. Los municipios  tienen mucho que aportar y están más cerca de la gente más que el gobierno nacional o subnacional. No pasa solamente por decisión política, sino también por responsabilidad y obligación para sus vecinos que generan recursos, pagan impuestos”, dijo. 

Y justamente, en relación a este tema, desde ayer 20 hasta al 23 de junio se llevará a cabo el Encuentro de Derechos Humanos en su edición XVII, titulado  “CAMINEMOS. Juntos por la Integración”. El evento es organizado por el Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica de Perú (IDEHPUCP) y la Maestría de Derechos Humanos de la misma casa de estudios. Estarán presentes más de 30 especialistas nacionales y extranjeros que analizarán el fenómeno de la movilidad humana y su impacto en nuestro país y en el mundo. 

Captura de pantalla 2022-06-21 a la(s) 11.39.22

Te puede interesar