Solidaridad empresarial en el mes del orgullo LGBTIQ+: ¿genuino o interesado?

Derechos Humanos 01 de junio de 2022
Junio es el mes del orgullo LGBTIQ+, por lo que se verá a muchas compañías adoptar los colores del arcoíris en sus logos. Pero, ¿realmente están comprometidos con el discurso a favor de la diversidad?

orgullo gay 2

Junio es el mes del orgullo LGBTIQ+, por lo que se verá a muchas compañías adoptar los colores del arcoíris en sus logos. Como cada año, se debatirá si en realidad las marcas apoyan a la comunidad o sólo están aprovechando la celebración con fines comerciales.

Son diversas marcas peruanas, y muchas las que están en los mercados internacionales, las que adaptan sus logos con los colores del arcoíris, o lanzan una diversidad de productos alusivos al tema. Pero, ¿realmente están comprometidos con el discurso a favor de la diversidad?

Reflexiones

Andrés Mere, activista de la comunidad peruana LGBTIQ+, consideró que se necesita visibilidad social en estos asuntos, aunque también reconoció que en momentos la comunidad puede sentirse “utilizada” comercialmente. En conversación con La Factoría, el activista consideró que se necesitan políticas internas de las empresas donde se adopten medidas concretas a favor de la comunidad. 

“No debería ser un mes, sino todo el año tomar posición o mostrarse a favor de nuestras comunidades. Algunas comunidades se sienten utilizadas, porque hay un aprovechamiento de la marca, de los colores, sacan productos. Se ha mercantilizado un poco”, consideró.

Mere recordó que si bien hay visibilidad social, no se debe olvidar que todavía vivimos en una sociedad donde se asesinan y agreden a jóvenes homosexuales o donde las personas transgénero son violentadas y no acceden a oportunidades. 

“Deben hacerse la pregunta si están teniendo un enfoque de diversidad dentro de su empresa”, manifestó Mere y puso como ejemplos que la empresa promuevan ambientes laborales amigables y libres de discriminación, que sus políticas de reclutamiento no incluyan preguntas discriminatorias o que no se despida a personas con VIH. “Si van a tomar posición a favor de la comunidad  LGBTIQ+ debería indicar que el Estado mejore sus políticas, para que nos incluyan de forma no discriminatoria”, manifestó.

El activista también reflexionó que el lucro que generan las empresas durante este mes no llega luego a la comunidad LGBTIQ+. “Solo quedamos como consumidores . Otro sería el panorama si con esa venta, se iría a apoyar las actividades propias de las comunidades”, dijo.

Primer acercamiento

Por su parte, Eduardo Solís, especialista en marketing y docente de la UPC, consideró que el primer acercamiento de las organizaciones en favor de la comunidad LGBTIQ+ podría tomarse como una medida para mejorar su imagen. Sin embargo, también reconoció que ese primer acercamiento podría tornarse en un compromiso más sincero posteriormente. 

“Las mismas empresas están revisando, cuestionando su filosofía, sus valores, sus principios, el propósito que los moviliza. Cuando eso sucede, el soporte es mucho más sincero, trascendental”, consideró. 

“Creo que si bien es cierto la primera aproximación podría ser por un tema de imagen, en la medida que las empresas vayan replanteando sus valores y lo tomen mucho más sincero, más relacionado con lo que realmente la organización cree, va a trascender”, añadió. 

En ese sentido, Solís manifestó que en algunas organizaciones se ha visto compromisos concretos a favor de la comunidad LGBTIQ+, a través de la igualdad de oportunidades en procesos de selección como en políticas salariales y el poder incorporar a su entorno familiar en planes de salud. 

Te puede interesar