Un derecho que gana espacio: el descanso laboral por dolor menstrual

Derechos Humanos 18 de mayo de 2022
Una ley reconoce por primera vez la salud menstrual como “parte inherente” de los derechos sexuales y reproductivos.  ¿Una norma así podría ser aprobada en el Perú?

menstruacion-2

El Gobierno español ha aprobado una reforma de la ley de aborto que incluirá el descanso médico por dolor menstrual. La norma, que aún debe ser aprobada por el Parlamento, reconoce por primera vez la salud menstrual como “parte inherente” de los derechos sexuales y reproductivos. 

De acuerdo con la propuesta, se plantea "el derecho a la incapacidad temporal por cuadros médicos que se deriven de reglas incapacitantes", financiadas en su totalidad por el Estado "desde el primer día". Si el Parlamento avala la reforma, España se convertirá en el primer país europeo que reconoce la salud menstrual como derecho y uno de los pocos del mundo.

“Respecto a la salud menstrual, el mensaje es claro: La regla va a dejar de ser un tabú. Por primera vez reconocemos, desde las políticas públicas, el derecho a la salud menstrual como parte del derecho fundamental a la salud de todas las mujeres. Es la primera vez que esto se hace en una ley española. Regulamos, por primera, y es, seremos, somos el primer país de Europa en regular una incapacidad temporal pagada íntegramente por el Estado para reglas dolorosas e incapacitantes. Se acabó ir a trabajar con dolor, se acabó ‘empastillarse’ antes de llegar al trabajo y tener que ocultar que esos días estamos con un dolor que nos incapacita para trabajar", dijo la ministra de Igualdad, Irene Montero. 

Feminismo médico 

Diana Chávez, directora ejecutiva de Justicia Verde, detalló a La Factoría que esta política pública es parte de la ola del feminismo médico, que se está haciendo más visible en los últimos años, producto de la pandemia.

“Una de las situaciones que ha generado que el feminismo médico suba un poco en visibilidad pública ha sido el hecho de darnos cuenta de que en los estudios clínicos sobre la vacuna contra la COVID-19, no había desagregado de los datos por género, entre hombres y mujeres, y eso había hecho no previsible que el ciclo menstrual se fuera alterar”, contó. 

Recién se está atendiendo situaciones de la salud femenina, debido a que la medicina ha tenido un sesgo de género, manifestó la activista. “Históricamente lo normativo ha sido la consideración de la corporalidad masculina y la corporalidad femenina ha sido considerado como una desviación”, dijo. 

Es así como en las últimas décadas se ha comenzado a atender los embarazos, los pospartos. “Problemas como las menstruaciones dolorosas recién están comenzando a ser atendidas, porque la misma menstruación recién está siendo atendida con la visibilidad que se merece. Era considerado algo íntimo que se tenía que atender en la privacidad de la familia. En realidad, las menstruaciones son un tema de salud pública”, consideró Chávez.

En esa línea, Susana Chávez, directora ejecutiva de Promsex, coincidió en señalar que en los últimos años se ha comenzado a identificar ciertas molestias o situaciones en torno a la menstruación que nunca habían sido reconocidas.

“Estaban recargados del propio autocuidado sin tomar en cuenta que los gastos que hacen las mujeres por su condición de menstruar son mucho mayores. Cuando hay servicios que atienden estas necesidades se reduce el peso, el gasto debido a estas condiciones fisiológicas. No se trata de patologizar, sino se trata de que esto no se constituya en una situación de desventaja, sabiendo que es parte de su propia fisiología. Se trata de generar una posibilidad de reconocimiento y de reducir estas desigualdades”, sostuvo.

Sobre la posibilidad de debatir y aprobar una norma similar en el Perú, Susana Chávez consideró que cabe la posibilidad de analizar la medida y que pueda ser tratado como un problema reconocido médicamente. “Podría darse dentro de los parámetros de la atención de salud”, manifestó.

Para Diana Chávez, el extremo conservadurismo que vive el país “no da buen panorama para aprobar este tipo de medidas”, pero no debería impedir que se empiece a debatir al respecto. “Quienes tienen la responsabilidad de llevar esto al Congreso son todas las mujeres parlamentarias que tenemos”, dijo.

Lo que se tiene hasta el momento

El Perú solo tiene aprobada una norma que “promueve y garantiza el manejo de la higiene menstrual de niñas, adolescentes y mujeres vulnerables”.  

La norma legal, aprobada por el Congreso en el 2021, busca que desde el Estado y la sociedad se apliquen acciones que permitan contar con conocimientos adecuados, cambiar estigmas y prácticas desfavorables respecto a la menstruación. Sin embargo, la norma aún no tiene reglamento, por lo que aún no se aplica.

Para Diana Chávez, el nombre de la ley no fue el más adecuado, debido a que cuando se habla de higiene tiene una carga negativa. Adicionalmente, consideró que es importante no solo hablar de mujeres, sino también de personas menstruantes para incluir a personas no binaries y personas transgénero. 

“Este proyecto de ley se aprobó, valorando la situación por fenómeno del Niño Costero y la pandemia y las grandes dificultades económicas para la adquisición de productos para la gestión de la menstruación. Lamentablemente, esta ley que facilitaría que las niñas, niñes, adolescentes y personas menstruantes en situación de vulnerabilidad accedan gratuitamente a productos, no está reglamentada, y no se aplica”, dijo.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar