La mujer es una cosa en la cultura de la violación

Derechos Humanos 27 de abril de 2022
Un reciente video publicado en la cuenta de TikTok de Sebastián Palacín, hijo del actual presidente de Indecopi, Julián Palacín, generó rabia e indignación. El Ministerio Público ha abierto una investigación contra el sujeto que, abiertamente, se ufanó de abusar sexualmente de una joven en estado de ebriedad.

Por: Vanessa Cueva  

palacin 1

Indignación. Eso generó la propalación de un video a través de la cuenta en TikTok de Sebastián Palacín Newell, hijo del actual presidente de Indecopi, Julián Palacín, donde presume abiertamente -como si se tratara de un logro- la forma como se abusa sexualmente de dos chicas en estado de ebriedad. El testimonio fue contado a manera de anécdota, sin medir el revuelo que causaría al tratarse de un presunto delito de violación sexual.

Dicho delito estaría comprendido en el Artículo 316 del Código Penal el cual señala que “el que públicamente exalta, justifica o enaltece un delito o a la persona condenada por sentencia firme como autor o partícipe, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de un año ni mayor de cuatro años”. También se estaría vulnerando la Ley 30364, que tiene por objeto “prevenir, erradicar y sancionar toda forma de violencia producida en el ámbito público o privado contra las mujeres por su condición de tales".

Una vez desatada la controversia, Palacín hijo eliminó el video original luego de cinco minutos de haber sido publicado. Borró todos sus contenido y cambió su nombre de usuario. Acto seguido, subió otro video donde afirmaba que todo había sido parte de un “experimento social”, por lo que la “confesión” habría sido ficticia. “Queridos seguidores, pido disculpas ante un vídeo bastante polémico que he generado. Lamento si se han sentido ofendido. Tengo que decirles que todo lo publicado no ha sido real y es parte de mi imaginación como muestra de un experimento social bajo el cual me encuentro trabajando, en el cual he deseado medir las reacciones de las audiencias”, comentó.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables fue la primera entidad en pronunciarse. Inicialmente, afirmaron repudiar lo mencionado en el video: “Repudiamos los hechos descritos en el video divulgado. Exigimos al Ministerio del Interior identificar a la persona, pronta investigación y que se tomen las severas medidas correspondientes contra quienes cometen los delitos descritos”.

Posteriormente, tras la justificación de Palacín Newell, el MIMP declaró que no debería interferir en la investigación del caso. “El segundo video difundido hoy por Sebastián Palacín no debe interferir en la investigación que la justicia debe llevar a cabo. Nuestro pedido ha sido ingresado a la Fiscalía”, expresó el ministerio. 

La representante de la Adjuntía de los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, Diana Portal, también condenó las declaraciones de Sebastián Palacín. "Es casi una confesión de parte. Él está describiendo además con detalles la situación que ha ocurrido (…) En ese sentido, nos hemos pronunciado para que la Fiscalía de oficio investigue. También es importante hacer un llamado a las víctimas de estos hechos para que este caso no quede impune y no se siga naturalizando este tipo de mensajes en redes sociales y medios de comunicación", recalcó.

Asimismo, personalidades del medio demostraron su repudio ante esta situación. La actriz Tatiana Astengo señaló: “Apología a la violación, abuso animal, misoginia. No tiene ninguna excusa para zafar”. La periodista Juliana Oxenford también se pronunció tajantemente: “Sebastián Palacín no cometió un error. Sebastián Palacín es un peligroso abusador”. Una crítica más dura la hizo el actor Sebastián Rubio: “El chibolo Palacín cerró su TikTok, luego lo abrió dejando solo un video en donde dice que todo fue ficción. También cambió la descripción de su perfil como ‘historias controversiales de ficción’, ¿cree que somos h***, no?”.

Quien también emitió su pronunciamiento fue Julián Palacín el padre de la criatura. “Como padre, siento el más profundo dolor por todo lo que está aconteciendo. Lamento y rechazo absolutamente las expresiones vertidas por mi hijo, quien deberá asumir las consecuencias de sus expresiones como mayor de edad que es”, empezó diciendo, para luego afirmar que la falta de respeto a la dignidad de las mujeres no puede ser motivo de burla bajo ninguna circunstancia. “Serán las autoridades correspondientes y mi hijo quienes aclaren este tema con la verdad por delante”.

Un país arraigado por la cultura de la violación

“Perú, país de violadores” fue la frase que golpeó de manera severa a amplios sectores ciudadanos. Pero, ¿Cómo enfrentamos un delito que responde a una situación normalizada con el paso del tiempo? ¿Por qué las mujeres deben tolerar este estado de cosas? La Factoría conversó con la socióloga Lucía Alvites, quien hizo un severo pronunciamiento en Twitter. 

Para la especialista consideró que las expresiones de Sebastián Palacín son un claro ejemplo de la cultura de la violación enraizada en el Perú. “El video que circuló en redes es una clara expresión de la cultura de la violación (…) El tratamiento que se hace en el primer video sobre hechos (…) expresa lo que es una sociedad que tiene arraigada la cultura de la violación, donde la violación se relativiza, se trata como algo superficial (…) lo que nos hace ver que es un hecho o una situación no extraordinario (…) es un hecho ordinario, cotidiano, que sucede todos los días en círculos de confianza donde el respeto debería primar, pero no es lo que sucede (…)”, destacó.

La socióloga, además, resaltó que es importante promover la educación con enfoque de género, representando el principal camino para comenzar a liberar al país de este flagelo. “Se necesita prevención, educación con enfoque de género, la salida punitiva es importante, pero no es la única. Se necesita como sociedad en su conjunto que podamos entender (…) de la necesidad de un enfoque de género en la educación, en el tratamiento de la violencia de género en los medios de comunicaciones, se necesita- además- garantizar la educación sexual integral dentro de las entidades educativas (…) la única forma de no seguir formando agresores y víctimas es que nos tomemos en serio el enfoque de género (…)”, declaró para La Factoría.

¿Qué es la cultura de la violación?

Cultura de la violación es un término que describe aquella cultura en la cual la violación es un problema social, cultural y supuestamente es aceptada y normalizada debido a actitudes sociales sobre el género, el sexo y la sexualidad.

De acuerdo con dichos grupos, los ejemplos de comportamientos comúnmente asociados con la cultura de la violación incluyen culpar a la víctima, la cosificación sexual, la trivalización de la violación, negación de violación, o se niega a reconocer el daño de ciertas formas de violencia sexual que no se ajustan a ciertos estereotipos de violación violenta. La cultura de la violación ha sido utilizada para modelar el comportamiento dentro de los grupos sociales.

Te puede interesar