Ingreso libre y universal a las universidades públicas ¿Es posible?

Política 21 de marzo de 2022
Durante su mensaje en el Congreso, el presidente Castillo anunció que remitirá al Congreso la iniciativa que hace universal el ingreso a las universidades públicas. ¿Será una propuesta viable? ¿Cómo funcionan estos modelos en el mundo?

Por: Vanessa Cueva  

universidad1

Durante el más reciente mensaje presidencial del jefe de Estado, Pedro Castillo, el pasado martes 15 de marzo en el Congreso de la República, anunció que próximamente el Ejecutivo remitirá al Parlamento el proyecto de ley de ingreso libre a universidades públicas.

El primer mandatario detalló cuáles serán las próximas acciones en educación que su Gobierno ejecutará en el marco de este desafío. Así anunció la transferencia de S/.220 millones a las universidades públicas para el incremento de la oferta académica de pregrado, la implementación de centros universitarios de conectividad y la bonificación para los docentes investigadores.

Previamente, semanas atrás, la bancada de Perú Libre -partido que lo llevó a la presidencia- presentó un proyecto de ley mediante el cual se busca promover el ingreso libre de los egresados de educación secundaria a las universidades públicas del país. 

La propuesta legislativa considera la modificación de los artículos 97 y 98 de la Ley Universitaria, y con ello garantizar la continuidad de los estudios para los jóvenes que terminan la secundaria. Según la iniciativa, el artículo 97 quedaría de la siguiente manera: 

“Son estudiantes universitarios de pregrado quienes, habiendo concluido los estudios de educación secundaria, se han inscrito libremente al proceso de admisión de una universidad pública, han alcanzado vacante y se encuentran matriculados en ella”.

Mientras que el artículo 98, sobre el proceso de admisión quedaría así:

“La admisión a la universidad pública es libre y voluntaria, de acuerdo al número de plazas y máximo una vez por ciclo académico. El ingreso es previa inscripción gratuita del estudiante”.

El presidente Pedro Castillo, aseguró que se reunió con la rectora de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), Jerí Ramón, y con las autoridades de otras casas de estudio para analizar cómo se concreta dicha propuesta.

Se abre el debate: posturas y reacciones en medio de la controversia

Sin duda, una propuesta de la cual aún se desconoce la reglamentación, pero que ya genera una enorme polémica. De acuerdo con el autor del proyecto, el congresista de Perú Libre, Segundo Quiroz, esta propuesta guarda relación con el Acuerdo Nacional en lo referido a la décimo segunda política de estado que habla sobre el acceso universal a una educación pública gratuita y de calidad y promoción y defensa de la cultura y del deporte.

El titular de Educación, Rosendo Serna, señaló: “Estamos trabajando (en el ingreso libre a las universidades). Esto se va a poner en práctica en universidades piloto porque para eso debemos tener recursos. Vamos a ir gradualmente caminando”. Sin embargo, el ministro aseguró que todavía se está trabajando la propuesta y que “aún no hay fecha”.

Por su parte, meses atrás, de la Superintendencia Nacional de Educación Superior (Sunedu) ya se había mostrado en contra de esta iniciativa. Oswaldo Zegarra, titular de la entidad, manifestó: “No pueden soportar la carga que significa una educación universitaria cuando no hay una calificación previa”.

Para el exministro de Educación, Ricardo Cuenca, esta propuesta no es viable y habría cambios necesarios por hacer para asegurar su viabilidad. “Se necesita una preparación de gestión educativa, de gestión administrativa en las universidades que tienen que ser convencidas, de otro lado, porque por la autonomía no van a poder ser modificadas por un decreto. Es una situación que, en el corto plazo, por estas condiciones, es bien difícil que se dé”.

La Factoría conversó con el especialista en educación, Paul Neira, fundador de “The Learning Factor”, quien coincidió con la inviabilidad de esta iniciativa. “Ahorita en las condiciones en las que estamos, me temo que no. Por múltiples razones. La primera, porque habría una confusión muy grande en términos de ingreso libre, de ingreso universal (…) Para poder tener un acceso universal, las plazas actuales que tiene la universidad pública no alcanzarían (…) En ese proceso logístico, lo que va a suceder es un problema, entonces, no alcanza para todos”.

El especialista consideró importante que se conozca la reglamentación de la iniciativa propuesta por Perú libre y ratificada por el presidente Castillo: “No sabemos cuál es la propuesta. El Gobierno simplemente está diciendo ‘ingreso libre a las universidades’, pero eso ¿qué significa en la práctica? La pregunta que se cae de madura es ¿cuántos recursos tenemos entonces abrir esos salones de clase? (…)”.

“Si bien, me parece un mecanismo correcto, que puede ayudar el reto -que en el Perú todavía no hemos resuelto- el acceso a la educación superior. Anoto todas estas preguntas y la siguiente que me hago es ¿solo es para la universitaria? ¿y el estudio técnico? (…) se necesita un espacio de mayor discusión para esta medida que me parece positiva (…) y creo que ese espacio de discusión no lo estamos teniendo”, señaló para La Factoría.

Finalmente, respecto a la posición del ministro Rosendo Serna, comentó que “aparentemente, entonces, se está teniendo un conjunto de planes de implementación que sería bueno conocerlo de cara a poder ayudar al Ministerio de Educación a darle recursos o ideas adicionales para que enfrente el problema y comprender -además- cuáles son los mecanismos que va echar andar y cuáles son las piezas de política educativa que pretende implementar desde esa perspectiva, para poder hablar de una implementación de este estilo”.

¿Cómo funcionan estos modelos en el mundo?

Existen países en el mundo donde el ingreso a las universidades públicas -e incluso privadas- es libre. Así tenemos que en países como Argentina, España, República Checa, Reino Unido, Portugal, Polonia, Nueva Zelanda y Japón, el examen de admisión fue reemplazado por una carta de presentación o una entrevista personal.

Sin embargo, la anulación del examen de admisión no parece haber asegurado la reducción de la brecha existente entre los alumnos que no podían acceder a la educación superior. En Argentina, por ejemplo, la Ley que establece el denominado “ingreso irrestricto” fue aprobada en 1995 y actualizada en 2015.

La ley reformada manifiesta que “ningún ciudadano puede ser privado del acceso a la universidad por razones personales o de origen social y hace responsable al Estado de garantizar ese derecho”. Pese a ello, un informe sobre desigualdad educativa en dicho país, realizado por el Observatorio de Argentinos por la Educación, de enero de 2022, señala que, entre los jóvenes de los sectores más pobres, tan solo uno de cada diez (12.4%) llega a la universidad.

Esta cifra guarda relación con las tasas de egreso en el nivel secundario, un alto porcentaje de los menores de condiciones económicas bajas no concluye el colegio. En un país en donde su sistema educativo universitario es gratuito y con ingreso irrestricto, esas dos propiedades no han podido romper la brecha de acceso a los estudios superiores. Situación que no es ajena en el Perú, donde en el primer caso -según la Estadística de la Calidad Educativa (ESCALE) del Minedu- solo 3 de cada 10 jóvenes accede a la educación superior en el Perú, es decir, un 16 % de la población del país. Mientras que, en el segundo caso -también de acuerdo al Minedu- del 3.5% al 4% (102,000 estudiantes) abandonan sus estudios secundarios.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar