Hubo un gobierno muy malo. 1985, Alan García.

Memoria 16 de marzo de 2022
Si el de Pedro Castillo les parece un gobierno malo, hagamos memoria. julio de 1985, Alan García.

Por: Vanessa Cueva  

castillo2

Un nuevo debate de moción de vacancia presidencial en contra del primer mandatario, Pedro Castillo Terrones, fue admitido por el Congreso de la República. Con 76 votos a favor, 41 en contra y una abstención se aprobó este nuevo pedido, el mismo que será sometido a debate el próximo lunes 28 de marzo. El Perú se enfrenta a una nueva y profunda crisis política.

El presidente Castillo también se refirió a las acusaciones que ha sufrido su gestión, descartando estar involucrado en actos de corrupción, asegurando que no ‘blindará’ a ningún corrupto, aunque sea un ‘familiar, amigo o paisano’. Hay que recordar que solo en los últimos años se ha decidido usar la figura de la vacancia como un arma de control político. Es una espada mal blandida por sus enemigos pues la Carta Magna del 93 no plantea que un presidente que hace las cosas regular, mal o pésimamente sea defenestrado de su cargo. El Perú ha tenido pésimos gobiernos y en ninguno de ellos se habló de vacancia.

Y así, con la vacancia como amenaza, cumplida e incumplida, han transcurrido los últimos cinco años, sumergidos en un crisis políticas que pone permanentemente en tela de juicio las instituciones propias de la democracia.

El peor Gobierno de la república peruana, no enfrentó pedido de vacancia.

No es la primera vez, entonces, que el Perú se encuentra inmerso en una crisis política, económica y social, sin solución cercana. En el año 1985, el presidente Alan García Pérez, con tan solo 36 años de edad, asumía la presidencia de nuestro país, llegando a Palacio de Gobierno con un discurso antiimperialista.

Al asumir su primer mandato, el aprista señaló que terminaría con el control fiscal impuesto y que cumpliría con el pago puntual de la deuda externa del país, que le dejó su antecesor, Fernando Belaúnde Terry, siempre y cuando el dinero generado por las exportaciones alcanzara, de lo contrario no pagaría. 

Pese a las expectativas, el Perú de García Pérez atravesó la peor crisis económica de nuestra historia, además de la amenaza y letalidad que representó la presencia de Sendero Luminoso y el MRTA durante su gestión, años donde el conflicto armado internos impregnó todo el país de sangre, sumado a los graves efectos generados por una gravísima hiperinflación.

Según cifras del Banco Central de Reserva, la inflación durante su primer mandato llegó a 2`178.482%, estadística que sólo ha sido superada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quién ha llevado a miles de venezolanos a formar parte del éxodo más grande de Latinoamérica. 

Ante la falta de reservas internacionales, el Estado peruano anunció una serie de medidas que irían desde imprimir más dinero, dar mayores subsidios y ordenar el alza de sueldos, -medidas que trajeron como consecuencia una mayor presión inflacionaria-, el disparo del déficit fiscal, la devaluación del inti, la entonces moneda peruana,  en 24 % y la incontrolable alza de la tasa de cambio.

Fueron años de profunda crisis económica, institucional y violencia extrema, que allanaron el camino para el posterior triunfo de Alberto Fujimori, y el proceso de desinstitucionalización del país. Posteriormente, y durante el gobierno del hoy reo ex presidente, en junio de 1992, García Pérez, ya entonces acusado de corrupción huyó a Colombia. 

Por ello, y frente a las más que justas críticas que merezca gobierno de Castillo Terrones, este no es el peor gobierno que hayamos tenido a la luz de los indicadores de gestión, o de los índices de desarrollo humano, o el número de personas asesinadas si comparamos una gestión con otra. En contraposición, el economista, Augusto Alvarez Rodrich, considera que el de Castillo es el peor gobierno de nuestra historia republicana. La pregunta esta servida ¿Es acaso el gobierno de Pedro Castillo mucho peor y menos eficiente que el primer gobierno de García Pérez en el año 85? Y si lo es ¿por qué no se le exigió -desde el congreso- pasar también por un proceso de vacancia.

Para el analista político, Agustín Figueroa, no es dable adelantar juicios sin ver resultados, aunque descalificó la capacidad de gestión de varios de los actuales ministros como una forma de explicar que se trata de gestiones diferentes, siendo complejas las comparaciones.

“Bueno lo que tenemos que ver es el resultado, recién hoy día el presidente va a ir al Congreso (…) la situación del Perú es muy mala que los ministros nombrados por el presidente son un desastre, una provocación, una gran torpeza”, comentó para La Factoría.

Además, consideró que "no deberían compararse ambas gestiones, pese a que el primer gobierno aprista también fue desastroso". “Y por supuesto que los modelos anteriores no es que hayan sido buenos, no hay que confundir las cosas, los gobiernos anteriores han sido malos, la corrupción de un sector de la extrema derecha es evidente, han tenido casos monstruosos como Odebrecht y en este momento estamos yendo hacia un desastre, obviamente”, acotó. 

¿Es, entonces  el de Pedro Castillo el peor gobierno de nuestra historia reciente? No.

Te puede interesar