Ánimos exacerbados y violencia al servicio de la política

Política 11 de marzo de 2022
La presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, denunció haber sido hostigada por algunos miembros de “La Resistencia”. Este no es ni el primer ni el único ataque cometido por este grupo extremista. Avelino Guillén, Francisco Sagasti, entre otros, también fueron blanco de sus ataques. Pero, ¿cómo se explica esta creciente intemperancia y exacerbación del ánimo colectivo? ¿A qué se debe?

Por: Vanessa Cueva  

resistencia_2

Hoy, jueves 10 de marzo, durante una sesión en el pleno semipresencial del Congreso de la República, la presidenta de la Mesa Directiva, María del Carmen Alva, denunció haber sido hostigada en su domicilio por un grupo de personas pertenecientes al grupo extremista de ultraderecha denominado “La Resistencia”, manifestantes con gran afinidad con Fuerza Popular o Renovación Popular. 

“No nos van a amilanar. Sabemos que tenemos enemigos en todos lados y que los ataques vienen de adentro y desde fuera. Incluso de quienes dicen ser parte de tu entorno y luego se muestran como implacables agresores. Soy madre de familia. tengo tres hijos que tienen que presenciar estos ataques en la puerta de mi domicilio. Seguiremos defendiendo el fuero parlamentario”, precisó la presidenta del Congreso.

Pero este no es ni el primer ni el único ataque cometido por este grupo extremista. En setiembre de 2021, el exministro del Interior, Avelino Guillén, fue agredido con insultos y gritos a su salida de un supermercado en  el distrito limeño de San Borja. Sus agresores, lo calificaron de “terruco” y “senderista”, persiguiéndolo varios metros y lanzándole todo tipo de amenazas. “Los órganos encargados de velar por todos los ciudadanos tienen que reaccionar. No es posible que la Policía y la Fiscalía volteen la mirada, porque esto va creciendo. No es posible que lancen amenazas y agresiones y queden en la absoluta impunidad”, señaló el también ex fiscal supremo.

En octubre del mismo año, el expresidente de la República, Francisco Sagasti, fue atacado por parte de la facción de ultraderecha durante la presentación de su más reciente trabajo académico en una conocida librería de nuestra ciudad. “Una cosa es una discusión y otra cosa es impedir un evento público amenazando, mintiendo, gritando, vociferando de una manera absolutamente fuera de lugar en lo que es una presentación de un libro. Y más aún, viniendo con palos, piedras y, además, reventando petardos y cohetes. Eso es un atentado contra la libertad de reunión, expresión, de la posibilidad de discutir civilizadamente”, declaró indignado el ex mandatario.

El pasado noviembre, el excandidato presidencial, Yonhy Lescano, denunció públicamente que él y su familia también sufrieron agresiones físicas y verbales por parte de este grupo radical. A través de cuenta oficial de Twitter, indicó: “Han agredido a mi familia físicamente con palos y verbalmente y han violado mi domicilio, han evitado que cierre la puerta del garaje. Este grupo criminal falta que nos maten. Pedimos a las autoridades que tomen acciones porque los peruanos estamos en peligro”.

En 2018, la prensa presentó un organigrama con los nombres de los  "fachos" integrantes de esta organización. Encabezando este grupo se encuentra Juan José Muñico Gonzáles, de 45 años, quien utiliza sus perfiles en redes sociales para convocar manifestaciones. Antes de la segunda vuelta presidencial, del pasado 6 de junio, que enfrentó a Pedro Castillo y Keiko Fujimori, amenazó a todos los votantes de Perú Libre por apoyar al candidato de izquierda. Recordemos que el también conocido ‘Jota Maelo’ fue candidato por el distrito de Lima con el partido Solidaridad Nacional -rebautizado como Renovación Popular- en las elecciones extraordinarias de congresistas en 2020.

La número dos de “La Resistencia” es Flor de los Milagros Contreras, de 44 años, que en 2020 fue detenida por no utilizar mascarilla en la vía pública. Más atrás aparece Álvaro Subiría Alegría, de 48 años, al que se le dictó una medida de prohibición de acercamiento a las integrantes de la Asociación Nacional de Mujeres Afectadas por las Esterilizaciones Forzadas (Ampaef) tras un ataque. Además, se le ordenó una evaluación y terapia psicológica obligatoria.

Crispación sin limites

Pero no solo los políticos son el blanco de los auto nombrados “La Resistencia”. Así tenemos que, en febrero de este año, la vivienda del periodista Jaime Chincha se vio rodeada por integrantes de este grupo. El hecho provocó reacciones de diversas personalidades que materializaron su postura a través de las redes sociales.

Las voces contra este tipo de violencia comenzaron a hacerse sentir. La periodista Rosa María Palacios instó a las autoridades actuar frente a estos casos repetitivos, acotando que no esperen un hecho lamentable para tomar cartas en el asunto. Por su parte, Jerónimo Pimentel, periodista y director de la editorial Penguin Perú, señaló a través de Twitter: “En una democracia no se normaliza el acoso a periodistas”. Mientras que el periodista, José Alejandro Godoy, publicó: “Esta situación es intolerable desde hace tiempo. Y urge que las autoridades finalmente hagan algo al respecto”.

Por si fuera poco, esta agrupación radical también ha violentado memoriales como “El Ojo que Llora” y los creados por el recuerdo de los jóvenes Inti Sotelo y Brian Pintado, asesinados en la brutal represión policial ordenada por el expresidente Manuel Merino quien había tomado el poder, con el apoyo de diferentes fuerzas políticas, entre ellas el fujimorismo.

Y como cereza del pastel, se conoce -además- que a partir de este surgen otros colectivos radicales como “La Insurgencia”, “Los Patriotas”, “Zarumilla Fuerza Azul”, “La Brigada Angamos”, “La Legión Cívica Militar”, “Ciudadanos por la Democracia” y “Salvemos la Democracia”, los mismos que son investigados por presunta organización criminal por parte de la Dirección de Investigación Criminal y de la Policía Nacional, debido a su presunta vinculación con sectores castrenses.

Pero, ¿a qué se debe el surgimiento de estos grupos extremistas en estos últimos años? En un país donde se ha respetado la libertad de expresión y el derecho a la libre protesta, ¿por qué este nivel de exacerbación  del ánimo y crispación, donde se ataca y se agrede sin límites?

La Factoría conversó con el Lic. Javier Aguilar, de “Ser Centro Psicológico” para entender la intemperancia que parece dominar nuestra vida cotidiana. El especialista destacó que parte de este pensamiento radical nace a partir de las creencias. “Mucho tiene que ver las creencias, que es lo que tú crees y de acuerdo a eso tú te mueves. Te doy un ejemplo, la religión musulmana, que tiene creencias muy radicales (…) para nosotros (…) eso está mal, pero son sus creencias, es como ellos actúan y actúan por lo que creen, entonces ahí tenemos dos contraposiciones, en algún momento se puede exacerbar la cosa y se pueden agarrar a golpes (…)”.

Además, el especialista hizo especial hincapié en la relación de la pandemia y la exacerbación del temperamento de las personas, lo que ha generado que las personas en nuestro país y en el mundo, en general, se hayan convertido en seres menos tolerantes que antes. 

“La pandemia nos ha traído muchas cosas, la pandemia nos ha traído estrés, ansiedad, depresión. Cuando una personas está encerrada, hago un comparativo, las personas cuando están en la cárcel y están encerradas, cuando salen ven un mundo ‘diferente’ y es verdad, te sientes diferente (…) Y el otro gran problema es que hemos consumido Internet y hemos consumido información que muchas veces no hemos verificado (…) tenemos menos tolerancia (…) explotamos con mayor facilidad porque no tenemos herramientas para trabajar esa frustración (…) hay gente que está mucho más exacerbada, grita, salta, golpea, mata (…) la pandemia nos ha vuelto menos tolerante”, detalló para La Factoría.

Cabe destacar que hoy el Poder Judicial condenó a Juan José Muñico Gonzales, por el delito de difamación agravada en agravio del Instituto de Defensa Legal. ‘Jota Maelo’ deberá pagar una reparación civil de S/.10 mil. Sin embargo, las condenables agresiones de parte de “La Resistencia” y de los otros grupúsculos no han recibido sanción alguna hasta el momento. 

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar