Sandy Hook: un fabricante de armas condenado por primera vez en EU por matanza en escuela

Derechos Humanos 16 de febrero de 2022
La masacre de la Escuela Primaria de Sandy Hook fue espantosa. Un tiroteo escolar ocurrido en el 2012 y que acabó con la muerte de 26 personas. Después de 10 años de litigio, se ha condenado a un fabricante de armas por la tragedia, la misma que, además, deberá indemnizar a los familiares de las víctimas.

Por: Nicole Pinto 

ap21209509653954-771c88e7d10c842f856bfe96afd79df908fbb7f6-s1100-c50

Estados Unidos es el país que muestra la mayor cantidad y frecuencia de tiroteos en locales escolares. Además, ostenta el primer lugar en ranking de tiroteos en lugares públicos. El 31 de mayo de 2019, once personas murieron en un tiroteo en Virginia Beach. El 7 de noviembre de 2018, 12 personas murieron en un tiroteo en un bar de Thousand Oaks, California. En noviembre de 2017, 25 personas y un bebé en gestación fueron asesinadas en una iglesia en Sutherland Springs, Texas. En junio de 2016, Omar Seddique Mateen abrió fuego en un bar gay en la ciudad de Orlando dejando 50 muertos. El 14 de diciembre de 2012, Adam Lanza mató a 26 personas en la masacre de la Escuela Primaria de Sandy Hook. 

Según cifras de Gun Violence Archive (GVA), un proyecto sin fines de lucro que rastrea la violencia con armas de fuego en el país norteamericano, en el 2021 se registraron 150 tiroteos masivos, que los define como aquellos en los que al menos cuatro personas mueren o resultan heridas por disparos de balas, exceptuando al autor del ataque. Asimismo, durante todo el 2020, hubo un total de 610 incidentes de ese tipo, frente a los 417 del 2019. Y es el caso de la escuela primaria de Sandy Hook el que ha generado mayor interés en la medida en que, luego de 10 años, el fabricante de armas ha sido condenado también como parte responsable de las más de dos decenas de muertos que dejó esa tragedia. 

Masacre de la Escuela Primaria de Sandy Hook

La mañana del 14 de diciembre de 2012, un joven de 20 años llamado Adam Lanza, entró a la habitación de su madre, Nancy Lanza (52), le disparó cuatro tiros a la cabeza, robó sus armas y su auto y se dirigió a la escuela Sandy Hook, en Newtown, Connecticut.

Poco después de las 9:35 am, y usando el rifle de su madre, Lanza le disparó a un panel de vidrio que estaba junto a las puertas principales de la escuela. Iba vestido de negro, llevaba tapones para los oídos de color amarillo, gafas de sol  y municiones para el rifle. Algunos de los presentes en el colegio escucharon los disparos por los altavoces del colegio, los cuales estaban siendo usados para anuncios diurnos.

La directora, Dawn Hochsprung y la psicóloga escolar, Mary Sherlach estaban en una reunión cuando escucharon las armas de fuego. Hochsprung, Sherlach y la profesora Natalie Hammond salieron hacia el lugar para determinar la fuente de los sonidos y se encontraron con Lanza. El perpetrador inmediatamente mató a Hochsprung y Sherlach. Hammond recibió dos disparos, uno de ellos en una parte que comprometía la viabilidad de su pierna. Recibió tratamiento médico en el Hospital Danbury.

Después de asesinar a la directora y la psicóloga, Lanza se dirigió al aula de primer grado en donde 14 niños murieron en la escena; uno de los niños herido en ese salón de clase fue llevado con vida al hospital, pero luego fue declarado muerto. Según el reporte de Hartford Courant, seis de los niños que escaparon lo hicieron cuando Lanza dejó de disparar, ya sea porque su rifle se atascó o porque estaba recargando el arma. 

La policía escuchó el último disparo a las 10:40 am; se cree que fue el disparo que Lanza se pegó en la cabeza con una Glock 20SF en la sala de clases número diez.

Primera vez que condenaron a un fabricante de armas

Fallo histórico. Después de 10 años, la justicia norteamericana condenó este martes a un fabricante de armas por la matanza ocurrida en la escuela de Sandy Hook. La empresa Remington Arms, es la primera en ser responsabilizada por un crimen tras un acuerdo logrado por los familiares de las víctimas del tiroteo. Esto sin duda marca un precedente en la historia de los tiroteos en Estados Unidos. 

Asimismo, Remington Arms, la marca de armamento más antigua, accedió a pagar $73 millones a los familiares de nueve de las 26 víctimas mortales de la masacre ocurrida en la escuela de Sandy Hook en 2012. Según informó la cadena NBC y la agencia de noticias Europa Press, la resolución se produjo después de un prolongado litigio legal en el que la defensa de las víctimas denunciaron a Remington "por comercializar sus productos de manera irresponsable entre jóvenes de riesgo a través de su publicidad en videojuegos".

El arma utilizada en la masacre, Bushmaster AR-15, no sólo violó la legislación estatal sino que también fue empleada en los tiroteos de Las Vegas que dejó 86 muertos en 2017 y en la de Parkland, Florida, en 2018, con saldo de 17 muertos. Las armas siguen sueltas en plaza en los Estados Unidos.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar