Hiriart, la secuaz del dictador. Higuchi, la piedra en el zapato del autócrata

Derechos Humanos 17 de diciembre de 2021
Con ocho días de diferencia fallecen Susana Higuchi y Lucía Hiriart, esposas de los dictadores Alberto Fujimori y Augusto Pinochet. Las diferencias entre ambas mujeres son abismales, una -la chilena- fue cómplice de una dictadura; la otra -la peruana- siempre marcó distancia de las tropelías de su marido.

Por: Nicole Pinto 

_122028013_gettyimages-51964632

Esta semana fallecieron dos ex primeras damas: Susana Higuchi y Lucía Hiriart. "Si bien Susana Higuchi y Lucía Hiriart fueron esposas de dos dictadores como Alberto Fujimori y Augusto Pinochet respectivamente, los paralelos quedan ahí", explica el historiador José Ragas.

"Susana Higuchi no estaba del todo de acuerdo con la participación de su esposo en la política y menos con su candidatura a la presidencia, sobre todo por su experiencia previa en el rectorado de La Agraria. Hiriart, por otro lado, apoyó el proyecto militar y autoritario de su esposo desde el inicio e incluso en momentos como el arresto de este en Londres en 1998. De hecho, Hiriart llegó a decir que “los chilenos son malagradecidos” luego de que su esposo perdiera el plebiscito que puso fin a la dictadura en 1988", añade Ragas

Susana Higuchi Miyagawa, ingeniera, excongresista y exprimera dama, falleció el pasado miércoles 8 de diciembre a los 73 años de cáncer después de haber estado 29 días internada en unidades de cuidados intensivos (UCI). Higuchi denunció que los familiares de su exesposo, Alberto Fujimori, robaron ropa y dinero donados desde Japón para personas empobrecidas. Esto le costó que fuera sacada del entorno de Palacio de Gobierno desde marzo de 1992 y que su hija, Keiko Fujimori, asumiera su posición. Por cierto, hasta ahora la familia del dictador denunciada sigue en Japón huyendo de la justicia peruana.

"Después de una dura lucha contra el cáncer, nuestra madre, Susana Higuchi, acaba de partir al encuentro de Dios. Estuvo rodeada del amor de nosotros, sus hijos y de sus nietos, hasta el último momento", anunció Keiko Fujimori en su cuenta de Twitter. 

Cuando todavía era primera dama, Susana Higuchi declaró ante la prensa que había sido retenida como rehén y torturada. En 1995, después de haberse divorciado de su esposo, trató de postularse a la presidencia; sin embargo, fue imposible porque el Congreso -manejado por el entonces dictador- aprobó una ley con nombre propio: Ley Susana, norma que la dejó fuera de la contienda electoral. La ex primera dama también postuló al Congreso y fue elegida legisladora en el 2,000 con el partido Frente Independiente Moralizador (FIM), la agrupación política que difundió los "vladivideos", que revelaron la red de corrupción tejida en el Gobierno de Fujimori por su entonces asesor Vladimiro Montesinos. Es más, el día que el FMI en conferencia de prensa, presentó la podredumbre del fujimorato con el video Kouri-Montesinos Susana Higuchi estaba sentada en la mesa junto a Fernando Olivera.

Tras la caída del régimen de Fujimori (1990-2000) y su huida a Japón, Higuchi postuló nuevamente al Parlamento y fue reelegida para el periodo 2001-2006 con el FIM.

16396860868668

Lucía Hiriart, viuda del dictador Augusto Pinochet, murió el pasado jueves 16 de diciembre en Chile a los 99 años, coincidentemente el día del cierre de campaña para las elecciones que este domingo definirán al nuevo presidente del país sureño. 

Hiriart fue primera dama entre 1973 y 1990, y despertaba comentarios por la influencia que tenía en las decisiones de su marido y por la fortuna que acumuló la familia. En 2007, la justicia de Chile emitió también una orden de detención contra la ex primera dama por el delito de malversación de caudales públicos, en el marco de la investigación por las cuentas en el banco Riggs. Dicha investigación se dio para el esclarecimiento del origen de US$20 millones de su patrimonio que supuestamente provenían de fondos públicos y por lo cual fue procesada junto a una veintena de personas. La Corte Suprema acogió un recurso de amparo y anuló el procesamiento, pese a la enorme responsabilidad que se le atribuía a la compañera cómplice del asesino y ladrón, Augusto Pinochet.

El historiador José Ragas comenta que el caso de Hiriart fue diferente al de Susana. "La muerte de Pinochet en 2006 la convirtió en uno de los emblemas de la dictadura, tanto para los simpatizantes tradicionales como para nuevos adherentes".

Además "de recaer sobre ella el legado simbólico del periodo 1973-1990, administró también el patrimonio material y financiero de su esposo. Como presidenta de la Fundación CEMA Chile, pasó a administrar un patrimonio compuesto por inmuebles que pertenecían al Estado chileno y que dicha fundación se encargó de vender y recibir dichos ingresos en operaciones que fueron investigadas por la Policía de Investigaciones (PDI) en su área contable. Según CIPER, la Fundación funcionó como caja chica de Hiriart", contó José Ragas a LA FACTORÍA.

Te puede interesar