La pandemia aumentó cuadros de estrés, ansiedad y depresión

Derechos Humanos 10 de diciembre de 2021
Un estudio realizado por el Consorcio de Universidades demostró que el complejo estado de la salud mental, producto de la pandemia, en jóvenes universitarios preocupa debido a los severos cuadros de estrés, ansiedad y depresión que se han presentado. La investigación contó con la participación de 7,712 universitarios.

Por: Nicole Pinto 

depresion_0

La pandemia por el COVID-19 ha socavado la salud mental alrededor del mundo. Entre las cuarentenas, la angustia, los estudios, la preocupación por los familiares y entre otros, la gente ha tenido que afrontar esto en silencio. En el Perú, la reciente investigación realizada por el Consorcio de Universidades, con una muestra de  7,712 universitarios, demostró que el 32% ha presentado cuadros de estrés, un 39% cuadros de ansiedad y otro 39% ha presentado situaciones de depresión. 

Además, el 19.1% de estudiantes dijo que han pensando en el suicidio, el 6.3% planeó quitarse la vida y el 7.9% lo intentó. Estas cifras tan altas confirman el impacto que ha tenido la pandemia sobre la salud mental y, sobre todo, en aquellos jóvenes que ya tenían un diagnóstico complejo ligado con su salud mental, el cual se vio agravado. 

Dimas Achahui, Psicólogo Clínico y Docente Universitario, indica que "cuando una persona presenta un cuadro de ansiedad y depresión ya es un déficit de conducta". El especialista en salud mental señaló también que  "cuando se presenta la pandemia agudiza más estos cuadros la persona termina desarrollando mayores niveles de esta ansiedad o depresión". 

El psicólogo también precisó que la depresión y ansiedad "es un tema de contexto (...) desde mi punto de vista profesional yo considero que es una tema de contexto, de circunstancias, y de cómo está previstos de sus  propios recursos psicológicos para responder a esos eventos". 

Debido al COVID-19 las clases universitarias se vieron reducidas a la virtualidad. Según el citado estudio, el 41% de estudiantes consideró que su adaptación a la educación a distancia es buena o muy buena; un 45% dice que es regular, mientras que un 14% estima que es malo o muy malo. Sin embargo, cabe resaltar que esta investigación se hizo en el marco del Consorcio de Universidades que agrupa a la Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad de Lima y Universidad del Pacífico, cuyo alumnado se encuentra, básicamente,  entre los niveles socioeconómicos A y B. 

Al respecto, Dimas Achahui, explicó que la educación superior debe adaptarse al contexto que nos encontramos en la actualidad. Además, expresó que a fin de bajar esos niveles de ansiedad o depresión se debe aspirar a la educación semipresencial. 

"El tema de la ansiedad o depresión que genera cuando no hay una buena conectividad, cuando la señal se va, cuando uno no sigue la conversación o cuando hay otros aspectos que distraen. Eso se tiene que ir modificando a través de una educación semipresencial. Las universidades tiene que contemplar mayores facilidades en las plataformas que utilizan".

Después de casi dos años de clases virtuales y los estragos socioemocionales que la pandemia urge bajar estos síntomas que revelan el marco de una sociedad ansiosa, deprimida y angustiada. 

Te puede interesar