Las otras "manadas": la agresión sexual colectiva en el Perú

Actualidad 18 de noviembre de 2021
La 'Manada' de España puso mediáticamente el foco en las agresiones sexuales múltiples a mujeres. Son casos crudos y demuestran que rara vez la justicia llega a tiempo para las víctimas de violencia de género. 

Por: Nicole Pinto 

csm_28034041688_77c0e611d7_o_402a51fb3d

La conocida 'Manada' de los Sanfermines de 2016 en Pamplona, España, en donde cinco jóvenes violaron a una chica de 18 años y fueron condenados a 15 años de prisión por el Tribunal Supremo, puso mediáticamente el foco en las agresiones sexuales múltiples. 

Durante el 2019, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, registró 16,632 casos de delitos sexuales a nivel nacional. El 43.8% corresponde al delito de violación sexual, el 37.3%, a actos contra el pudor, el 6.3%, a hostigamiento sexual y el 4.3% son casos de acoso sexual en espacios públicos. Estas cifras evidencian la realidad de las mujeres en el Perú, pero tristemente no todas cuentan con el eco mediático. 

Pese a la indignación de quienes no toleran la frase "Perú: País de Violadores" todos los datos ligados con el abuso asexual apuntan a darle certeza. Existe un sinnúmero de personas que no quiere ver el horror en las cifras presentadas y  que, en cualquier parte del mundo, llevaría a establecer una creciente solidaridad con las víctimas. Llevaría, también, a una revisión de las conductas masculinas, -justamente el colectivo que más indignado se siente con la frase presentada-.

Es claro que no todos los hombres violan, sostener esto como argumento para no reconocer la enorme complejidad del fenómeno del abuso sexual, es hacer de un tema tan doloroso para quien lo padece, una caricatura. Sin embargo, sí caben preguntas como "no todos los hombres violan, pero ¿cuestionan los "chistes" de sus pares donde hay una violación presente?" o " no todos los hombre violan pero ¿comparten imágenes íntimas de mujeres, que no han dado su consentimiento para hacerlas públicas, en su grupo de amigos en Wathsapp?" o "no todos los hombre violan pero ¿protestan y cuestionan cuando sus amigos hacen comentarios machistas?". Las "manadas" y sus acciones obligan a hacerse esas preguntas. 

Los casos de violación colectiva son más comunes de lo que creemos. Alexandra Hernández, Psicóloga y Presidenta de "Más Igualdad" precisa que de por sí "más que responder a un tema de deseo o excitación sexual, responden a una necesidad de dominación, de ejercer poder sobre otra persona". 

Además, añade que la cultura de la violación lo que hace es normalizar la agresión sexual. "Todas las prácticas de violencia sexual están de alguna manera permitidas, valoradas, justificadas y naturalizadas en una sociedad. Eso lo vemos también cuando suceden casos de este tipo, cómo existen personas que justifican la agresión y cuestionan la conducta de la víctima".  

Comportamiento de los hombres en grupo

La investigación de la Universidad Carnegie Mellon ahondó en el fenómeno de la psicología social para intentar desentrañar cómo es posible -que personas con valores morales- puedan llegar a cometer actos perversos cuando se encuentran amparados o legitimados por un grupo. Los resultados arrojaron que hay dos motivos básicos por los cuales los individuos cambian su comportamiento cuando forman o sienten que forman parte de un grupo: 1. Percepción de anonimato y 2. Percepción de menos riesgo de ser castigados por su mala conducta.

La psicóloga Alexandra Hernández señala que "hay un reforzamiento de las propias actitudes por los propios hombres". Asimismo, indica que "espacios típicamente masculinos la forma en cómo conversan de algunos temas, en caso de mujeres, es bastante agresiva y violenta, y ninguno dice nada".

"Lo mismo puede ocurrir en otras situaciones, en el caso de las violaciones colectivas. El mismo acto agresivo es reforzado porque la otra persona no dice nada -o lo ve como positivo de plano- entonces es más fácil hacer un acto malo si es que se comparte la culpa", añadió. 

Agresiones sexuales colectivas

Acusados

En el Perú no hay data sobre el número de agresiones sexuales colectivas. Lo que se hace, hasta el momento, es revisar los casos de violencia sexual y analizar si fue cometida de manera colectiva. Alexandra Hernández señala que "al no tener data es bien difícil poder disgregar o hacer análisis o estudios de la forma en cómo se registra la data de las agresiones sexuales colectivas que se registra". 

Son pocas las violaciones colectivas que han alcanzado cobertura mediática y, por ende, han sido visibilizadas. Por ejemplo, en el distrito de La Tinguiña, Ica; en el 2019, una joven de 19 años diagnosticada con esquizofrenia fue abusada sexualmente por un grupo de siete hombres, quienes transmitieron la violación por redes sociales. El Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial Zona Sur de la Corte Superior de Justicia de Ica condenó a penas privativas de la libertad entre 24 y 18 años a Leonardo Josep Guevara Fernández, Joan Alexis Cabrera Córdova, Germán Junior Gutiérrez Gutiérrez, Iván Elvis Melgar Alarcón, Aquiles Emilio Ore Bendezú y los hermanos Jeison Andrés Revatta Escate y Yeimi Deivis Revatta Escate.

Sin embargo, ese no es el único caso reportado. En Ayacucho, una mujer de 49 años denunció a tres hombres por abuso sexual luego de salir de una reunión social. Como si la agresión sexual fuera poco, la víctima fue estafada por el médico Nelson Toledo Hilario, quien le realizó exámenes fraudulentos y le cobró ilegalmente 108 soles por “pericias de apoyo al diagnóstico médico legal”. Los presuntos agresores, Víctor Mendoza Cárdenas, de 65 años, Fereol Gamboa Ñaupas, de 40, y Néstor Taboada Figueroa, de 37 años, siguen libres y el médico todavía ejerce funciones. 

En Cusco, cuatro varones ingresaron a la casa de una mujer de 60 años aprovechándose de que ella los conocía. Enrique Quispe Concha, Efraín Toccas Ccoto, Fernando Quispe Ccoto y Severino Cáceres la violaron colectivamente. Ella quedó con tantas lesiones graves que tuvo que ser internada en el hospital Antonio Lorena donde fue sometida a varios cirugías para su recuperación. La mujer, después de nueve meses, falleció por las secuelas del brutal ataque sin hallar justicia pues, tres de sus agresores, se encuentran con prisión preventiva. Pero Severino Cáceres, sigue libre y está no habido.  

El caso más reciente de agresión sexual colectiva ocurrió en Surco, Lima. Una joven de 21 años denunció a Manuel Vela, Sebastián Zevallos, José Arequipeño, Diego Arroyo y Andrés Fassardi por haberla ultrajado sexualmente. Tras meses de investigación, la Corte Superior de Justicia de Lima sentenció a 20 años de prisión a los cinco jóvenes. 

Respecto a este caso hubo muchas justificaciones: una de ellas fue el tema del alcohol. La psicóloga Alexandra Hernández explica que "el alcohol lo que hace es desinhibir y facilitar de alguna manera la conducta agresiva". Agregó también que "el alcohol de por sí solo no es un necesariamente un gran predictor de violencia, pero sí hay estudios donde el tema de violencia está mediando el alcohol".

Si eres víctima de cualquier tipo de violencia de género puedes comunicarte a la línea 100 y el Chat 100. Existen otras plataformas como los Centros de Emergencia Mujer, el Servicio de Atención Urgente y el Hogar de Refugio Temporal. 

Te puede interesar