TC declara inconstitucional cuarta legislatura

Política 11 de noviembre de 2021
La cuarta legislatura, aprobada en junio del presente año, fue declarada inconstitucional por unanimidad. ¿Qué pasa con las reformas constitucionales aprobadas durante este periodo? La constitucionalista, Ana Neyra nos explica sobre esto.

Por: Nicole Pinto 

7W5VJ5OHWZHOTI4AQAZYWCLNIE

En junio del presente año, el Congreso aprobó el proyecto de ley que proponía establecer una cuarta legislatura para el periodo de sesiones 2020-2021. Se establecía, de esa manera, un periodo legislativo inexistente, de ficción, a todas luces inconstitucional. De esta manera, la tercera legislatura, que se inició el 1 de febrero culminó el 12 de junio; mientras que la cuarta inició el 13 de junio y duró hasta el 16 de julio. 

"Lo que ha hecho el Congreso, es decir que este tiempo que ellos tienen para sesionar que se llama legislatura, lo habían dividido en dos para poder hacer reformas constitucionales, porque para reformar la Constitución se requiere votación favorable en dos legislaturas", explica la constitucionalista Ana Neyra. En este sentido, hoy 11 de noviembre, el Tribunal Constitucional declaró, por unanimidad, inconstitucional la Resolución Legislativa que aprobaba una cuarta legislatura en el Congreso, un auténtico esperpento jurídico.

En la resolución los magistrados acordaron declarar inconstitucional tres reformas que se aprobaron durante la cuarta legislatura. Se trata, primero, de la Ley de reforma constitucional que establece el régimen de residencia temporal del expresidente de la República. Segundo, la Ley de reforma constitucional que refuerza la protección del patrimonio cultural de la nación. Y finalmente, la Ley de reforma constitucional que fortalece la lucha anticorrupción en el marco del levantamiento del secreto bancario y la reserva tributaria. 

Ana Neyra comenta que a diferencia de la tercera legislatura del anterior Congreso, que se entendió "porque era consecuencia de un Congreso que tenía un año de funciones y se les dio un plazo de 6 meses". Esto era otra cosa. "Uno puede decir que era una interpretación discutible, pero permitía que hicieran reformas constitucionales sin desnaturalizar la Constitución. Pero en este caso lo que estaban haciendo era una legislatura de un mes", añadió. 

Agrega también que lo que se cuestiona más "no es solo el hecho de la cuarta legislatura, sino que esta no tenga una cierta racionalidad en el sentido de tener un periodo aceptable y permita un proceso de debate".

El Tribunal Constitucional precisó que "su sentencia carece de efecto retroactivo y que ella no afecta las demás actuaciones parlamentarias o legislativas realizadas en la cuarta legislatura". Al respecto, Neyra señala que las reformas constitucionales durante la cuarta legislatura, y que no se aprobaron, "podrían votarse ahora y se consideraría como la segunda legislatura". 

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar