"Mar Nuestro" un documental de OCEANA sobre un mar que muere

Derechos Humanos 09 de noviembre de 2021
A través del documental "Mar Nuestro", OCEANA evidencia cómo la sobreexplotación, la contaminación por hidrocarburos y los lobbys están poniendo en grave peligro nuestro mar. La mayoría ciudadana dice amar el mar y disfrutarlo, pero son muy pocos los que toman verdadera conciencia del cuidado que los océanos demandan. Sin esa reflexión estamos en la cuenta atrás respecto a una de las fuentes de vida más importante del planeta.

Por: Nicole Pinto 

portada_064306

El mar peruano, a partir de varios indicadores, es uno de los más productivos del mundo. Sin embargo, la sobreexplotación, la contaminación por hidrocarburos y residuos, y la falta de leyes para su preservación lo pone en serio peligro. Buscando generar conciencia, Oceana realizó un documental llamado "Nuestro Mar", que nos pone en alerta respecto a esas problemáticas. 

"Empezamos con la idea de ver por qué la idea de la Reserva Nacional Dorsal de Nazca no salió como tuvo que haber salido, y varias de las sospechas que teníamos fueron saliendo a la luz", explicó Juan Carlos Riveros, biólogo y director Científico de Oceana.  "La forma en cómo los antiguos gobiernos han respondido a las presiones de los sectores privados, y es la causa por la que no se cree un mar tropical del norte y de esa manera protegerlo, cuál fue la situación de la sociedad de hidrocarburos y la empresa Karoon", añadió.

En el gobierno de transición de Francisco Sagasti, el Ejecutivo promulgó el Decreto de Supremo N° 008-2021-MINAM, que creó la llamada Reserva Nacional Dorsal de Nazca, un área marina frente a la costa de la región Ica y que establece un área reservada de 62 mil 392 km2, considerada la primera área protegida. Sin embargo, esta medida fue criticada por ambientalistas pues les resultaba contradictorio que se cree una reserva nacional y, a su vez, se permita la explotación industrial de los recursos naturales que se piensan conservar y estudiar.

En el Perú, la regulación pesquera está enfocada en la respuesta a la necesidad de la industria a mayor escala, que es la pesca industrial, pero no hay mayor regulación para ellos. El director Científico de Oceana explica que "se quiere transferir regulaciones a la escala artesanal de una manera como copia y pega". Además, indica que "la pesca industrial tiene una larga historia de haber extraído recursos marinos del Perú bajo una normativa que si bien le funciona a la industria, no necesariamente le funciona al medio ambiente". 

El problema concreto de la pesca industrial es la pesca incidental. Esto se refiere a la captura no intencionada de peces y especies marinas que las redes arrastran, entre ellas están las especies especies protegidas, lo que representa no sólo pérdidas económicas sino que pone en riesgo los empleos de un importante sector de la población. Además, también afecta la seguridad alimentaria del país. 

Derrame de petróleo en el mar

fotode2

En el documental también se puede apreciar cómo se contamina y derrama petróleo en el mar peruano. Según los registros oficiales, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), entre 2011 y 2019, atendió 40 emergencias ambientales causadas por la empresa Savia Perú S.A. Pero debido a los vacíos en el sistema de fiscalización y control no es posible saber las cantidades exactas de petróleo derramado.

Asimismo, en el 2013, la empresa Savia Perú S.A. fue responsable de la contaminación del mar de Lobitos donde se filtró crudo de tuberías dañadas y aproximadamente se derramaron 2,5 barriles de petróleo. En el 2020, los pescadores artesanales alertaron que la misma empresa derramó nuevamente petróleo en la localidad de Cabo Blanco, distrito de El Alto, provincia de Talara, Piura.  

Al respecto, Riveros precisó que "hay que tomar en cuenta que a pesar de que los pescadores digan que es petróleo, no siempre es petróleo. Lo que sí tiene en común todo esos elementos es que son tóxicos".

El principal problema de la contaminación con petróleo es que es bioacumulable, sobre todo con los animales filtradores, que serán quienes más rápidamente van capturar las partículas tóxicas. Mientras que los peces y otros animales que tienen la capacidad de captar el olor se van a alejar aunque esto no los exima de envenenarse. 

"Un animal envenenado, se muere, flota y listo. Pero un animal sub-envenenado, finalmente puede llegar hasta la cocina de uno mismo. Es un animal que va estar enfermo y puede detectarse por irritación en las agallas, malformaciones y en otros casos no los ves. Son como animales contaminados no sintomáticos que pueden llegar a la mesa", dice Juan Carlos Riveros. Sin embargo, agrega que "esto no es para alarmar ni decir que todos los pescados del norte vienen contaminados". 

El mar, el ambiente, los bosques se debería preservar y no sufrir el abandono del Estado ni de los ciudadanos y ciudadanas de a pie. Al biólogo le llama la atención la cantidad de denuncias que hay y "no pasa nada". Además, precisa que OSINERGMIN, la oficina encargada de supervisar el manejo del petróleo por parte de las empresas, aparece y desaparece y muchas de las denuncias que hacen los pescadores no llegan a ningún lado. 

En el documental "Mar Nuestro", Oceana busca poner en evidencia cómo los derrames de petróleo que el gobierno ignora; como los decretos que se promulgan favorecen básicamente a la gran industria;  como un mar como el del norte no se puede proteger por lobbys poderosísimo, y como la industria, pero también los ciudadanos, están acabando no sólo con su diversidad sino que también está generando un gran impacto tanto en el ambiente como en la vida de las personas. Hace rato que estamos avisados. 

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar