Morales Bermúdez esquiva responsabilidad por Plan Cóndor

Política 26 de octubre de 2021
A raíz de la decisión del Tribunal Supremo de posponer hasta enero la sentencia final a Morales Bermúdez por el Plan Cóndor, recordamos en qué se basó esta operación de violaciones a derechos humanos.

Por: Nicole Pinto 

francisco-morales-bermudez

El Tribunal Supremo de Italia pospuso hasta el 15 de enero la sentencia definitiva contra Francisco Morales Bermúdez, acusado de la desaparición de italianos en el Plan Cóndor en 1980. La decisión fue tomada con el fin de revisar las motivaciones de la sentencia que la Alta Corte había dictado el pasado julio para otros imputados.

Asimismo, el 9 de julio, el Supremo de Roma ratificó la sentencia a cadena perpetua para 14 exmilitares de Chile y Uruguay. Entre ellos se encuentran el militar uruguayo Jorge Néstor Troccoli, quien reside en Italia tras escapar de la justicia de su país en 2007; Pedro Espinoza, miembro de la policía secreta de Augusto Pinochet; el militar Daniel Aguirre Mora y el que fuera funcionario de la Policía de Investigaciones Carlos Luco Astroz.

Italia empezó a investigar hace más 20 años el asesinato y desaparición de ciudadanos y ciudadanas italianos en el Plan Cóndor. Esta idea de procesar a los represores latinoamericanos en Italia surgió en 1998, tras la detención de Augusto Pinochet en Londres. 

El historiador Hans Ruhr considera que Perú debió entregar al exdictador Francisco Morales Bermúdez a la justicia italiana pese a su avanzada edad. "Morales Bermúdez sí tuvo un acercamiento directo y permitió que los servicios de inteligencia militares de países como Chile y Argentina participaran en el Perú", afirma Ruhr. 

A su vez, Alejandro Santistevan, señala que el factor determinante es la edad y es un tema más moral. A ello agrega que "no creería que se le pueda entregar a la justicia italiana, pero sí se debería hacer un reconocimiento o gesto político de memoria sobre lo que significa Morales Bermúdez como represión al movimiento social nacional y trasnacional". 

El Plan Cóndor

"Cuando uno piensa en el plan Cóndor, posiblemente lo primero que venga a la mente son las imágenes de Augusto Pinochet en Chile o Jorge Rafael Videla en Argentina ya que ambos fueron las figuras más visibles de las dictaduras militares", dice el historiador José Ragas. Sin embargo, más allá del uniforme militar, Ragas agrega que "tanto ellos como otros dictadores de la región, que habían llegado por golpes de Estado contra democracias, estaban plenamente justificados porque se enfrentaban a un enemigo común que es el comunismo". 

Sumado a ello, los dictadores estaban convencidos de que la única manera de "derrotar" al enemigo común era coordinando entre ellos. Fue así cómo se originó el Plan Cóndor: una red transnacional de dictaduras militares latinoamericanas que compartieron recursos, información, infraestructura para identificar, capturar y eliminar opositores de izquierda. 

El Plan Cóndor, fue una campaña de represión política y terrorismo de Estado, respaldada por Estados Unidos. Durante los gobiernos de distintas administraciones se proporcionó planificación, coordinación, formación sobre torturas, espionaje y suministro militar a través de la CIA para promover dictaduras. De acuerdo a los "Archivos del Terror", documentos que reflejan cómo se instauró el terrorismo en América Latina, dan la cifra de 50 000 personas asesinadas, 30 000 desaparecidas y 400 000 encarceladas. 

Hans Ruhr señala que todo se remonta a la revolución cubana. "La experiencia de Cuba fue un poco traumática para Estados Unidos, habían tratado a Latinoamérica como su patio trasero desde la época de Theodore Roosevelt y tienen una intervención mucho más imperialista e intervencionista", explicó. "Kennedy decide crear una especie de alianza para "desarrollar Latinoamérica" y que no caiga a la izquierda implementando una serie de reformas que para ese entonces se veía como una forma de frenar movimientos comunistas". Esta "alianza" se vio distorsionada y endurecida después de la muerte de John F. Kennedy.

Sin embargo, Alejandro Santistevan señala que "no se debe entender automáticamente a el Plan Cóndor o a las dictaduras de derecha como un plan de Estados Unidos". Además, profundiza que "el golpe de Bermúdez sea realmente digitado por Estados Unidos o instruido desde allá", sino que al contrario, "es bastante orgánico del proceso peruano". 

El Perú también fue parte del Plan Cóndor. Durante la "segunda fase" del Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, bajo el régimen de Francisco Morales Bermúdez, se entregó a opositores de origen italiano ante dictaduras. El historiador José Ragas señala que este episodio suele ser muy poco conocido porque "no se estudia mucho la participación del país en las redes de la Guerra Fría". 

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar