Hallan fosa común con 150 fusilados de la guerra civil española

Derechos Humanos 25 de octubre de 2021
Un equipo de arqueólogos ha localizado en Belchite, Zaragoza una fosa común con 150 fusilados de la Guerra Civil, asesinados por milicias franquistas. Después de casi 100 años, se intenta identificar esos restos para devolvérselos a sus familias. 

Por: Nicole Pinto 

belchite_fosa_1-kPJH--620x349@abc

Las excavaciones que se llevan a cabo en el cementerio de Belchite, en Zaragoza, han permitido descubrir dos fosas con población civil asesinada durante la guerra civil ocurrida en España entre 1936 y 1939. En una de ellas, de grandes dimensiones, han aparecido 15 cuerpos. Asimismo, se calcula que hay otros 200 cuerpos más en las tapias exteriores del camposanto.

Tal y como reveló el diario El País, se encontraron restos humanos, de hombres y mujeres, con orificios de bala en el cráneo. La excavación, financiada con fondos públicos de la Memoria Histórica, ha permitido reconstruir el testimonio que dieron décadas atrás quienes vivieron el golpe de Estado propiciado por el régimen de extrema derecha. Según fuentes históricas, se llegó a esta fosa común gracias al relato de un falangista que participó en la masacre, y quien fue capturado e interrogado por los republicanos. El informante detalló que la represión que se desplegó en Belchite durante los primeros días de la guerra civil española se saldó con unos 400 asesinatos. 

Tras acabar la guerra y la destrucción del pueblo, el dictador Francisco Franco no ordenó que se reconstruyese el pueblo, pues significaría una muestra del valor de los defensores. Lo único que se optó fue construir un pueblo nuevo junto a las ruinas del Belchite originario.

Es importante señalar que, después de 90 años de la Guerra Civil, España empieza el proceso de exhumación para entregar los restos a los familiares. Por ello, a partir de ahora se va a intentar la identificación de esos restos, mediante cotejos de muestras de ADN que puedan aportar los descendientes de quienes fueron víctimas de aquel masivo fusilamiento. 

Siguiendo este ejemplo, el Perú tiene una deuda con quienes hasta ahora siguen buscando a sus muertos luego del conflicto armado interno que vivió nuestro país entre 1980 y el 2000. Sumado a ello, el proceso de exhumación va muy lento frente al total de desaparecidos, así como el total de los sitios de entierro reconocidos.

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar