Chile empieza a escribir su Nueva Constitución

Política 18 de octubre de 2021
En el marco del segundo aniversario del estallido social que dio lugar a una constituyente, Chile empezó hoy a redactar su nuevo pacto social. Fuentes de La Factoría en la Asamblea chilena nos detallan el proceso. ¿El Perú también está preparado?

Por: Nicole Pinto 

FB_K206WYAwUWR8

Hace dos años, exactamente el 17 de octubre del 2019, un grupo de mujeres, estudiantes de secundaria impulsaron la "evasión masiva" en el metro de Santiago de Chile, en donde saltaban las vallas e ingresaban al metro sin pagar en señal de protesta por el alza de precios. Esta medida se fue masificando en distintas estaciones dando así -sin saberlo- el inicio del estallido social que hoy pone fin a la Constitución parida durante la dictadura  Augusto Pinochet.

Durante las semanas de protesta, el alza de precios del transporte dejó de ser el problema principal. Las demandas se ampliaron a mejoras de los derechos como la salud, la educación o las pensiones. Estos fueron reclamos básicos que desembocaron en la exigencia de una nueva Constitución, logrando que el 15 de noviembre del 2019, casi un mes después de las primeras protestas, se sellara un acuerdo entre partidos políticos para abrir un proceso constituyente. 

El plebiscito en Chile pondría de manifiesto que, en efecto, la población aprobaba un nuevo pacto social escrito en democracia y con participación popular. Los resultados fueron contundentes, un 78% de la población votó por el cambio constitucional. Sin embargo, el país sureño iría por más. 

Además de votar a favor de una nueva Constitución, el pueblo chileno decidió, por más del 79 % de los votos, que el texto lo redactara una Convención Constituyente. La elección se llevó a cabo el 11 de abril de este año, el cuerpo constituyente está conformada por 155 miembros de la sociedad civil, 50 % mujeres y 50 % hombres, con representación de población mapuche y aimara. El resultado posible que se obtenga puedes ser el de una Carta Magna considerada una de las más diversas de la historia en ese país. ¿Pero hubo voluntad política?

"Más allá de la pandemia las dificultades las ha puesto el gobierno porque la Convención no administra su propio dinero. Entonces, fuimos con el tercer secretario que es un funcionario del Ministerio de la Secretaría General de la República y la instalación fue millonaria", explicó una fuente de La Factoría en la asamblea constituyente chilena. "Llevamos tres meses de Convención Constitucional en donde se ha aprobado los reglamentos para el funcionamiento de esto. Reglamentos generales de participación popular, de ética, comunicaciones, de participación y consulta indígena. Ha sido un trabajo armar las reglas del juego en tiempo récord", agregó. 

La fuente de La Factoría en la Asamblea Constituyente chilena también contó que hubo mucho resistencia del empresariado porque se van a definir temas fundamentales como el agua que está privatizada. Además, señaló que "los medios de comunicación se centran más en la polémica que en el debate de fondo y funcionan como altavoz de la derecha conservadora". 

Chile da el ejemplo, rompe el mito del "modelo chileno" y le dice a América Latina que la historia no está escrita sobre piedra. "Estamos hablando del cambio de un modelo. Esa es la demanda de la ciudadanía que fue manifestada durante el estallido y que hoy día se canaliza a través de esta nueva Constitución, que en el fondo va a trazar el horizonte de un Chile distinto, de un Chile más democrático, de un Chile en donde los derechos humanos estén garantizados, en donde la distribución del poder sea distinto. Son temas que a las personas que defienden el status quo, las personas que tienen privilegios les genera resistencia", finalizó. 

Perú y la Constitución de 1993

Una de las principales propuestas de campaña de Perú Libre fue el cambio de Constitución. Es por ello que el congresista oficialista Wilson Quispe presentó un proyecto de ley para convocar a referéndum y cambiar la Constitución de 1993. Según la iniciativa se propone incorporar una Cuarta Disposición Transitoria Especial en donde se plantea que la ciudadanía responda a la siguiente pregunta: ¿Se debe convocar a una Asamblea Constituyente para que se redacte una nueva Constitución? 

El proyecto determina que en caso gane el Sí se debe convocar a elecciones para elegir a los integrantes de la Asamblea Constituyente cuando se desarrollen las elecciones regionales y municipales del 2022, que tendrá como único objetivo redactar el nuevo pacto social y se disolverá una vez terminada. La pregunta es ¿Está el Perú en un momento constituyente, al igual que Chile?

Jorge Ragas, historiador peruano que reside en Chile, señala que como historiador analiza cómo se ha llevado a cabo otros procesos constituyentes en el pasado. "Creo que tener una Convención Constituyente en medio de una pandemia no es el escenario que uno plantearía como ideal, pero logísticamente creo que no hay problema". Además, precisó que "el caso chileno, sin ser un ejemplo a copiar en todos los pasos, son realidades y momentos diferentes, ofrece algunas pistas sobre cómo debería hacerse para tener una nueva Constitución". 

La actual Presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, ha declarado que por ahora una nueva Constitución no es prioridad para el Gobierno. "Para que una Constitución dure tiene que haber un consenso social, tenemos que aprender a no repetir los errores que ha sucedido en el último siglo sobre cómo se han impuesto las constituciones. Se necesita explicar qué aspectos debe ser cambiados y mantenidos. Tenemos que discutir si queremos mantener una que nació en dictadura", expresó Jorge Ragas

Te puede interesar

Suscríbete

Deja tu correo y sé parte de la comunidad de persona que recibe periódicamente las novedades de LA FACTORÍA.

Te puede interesar