Un gorila y un humano

Compártenos:

Por: Geraldine Ponce.

Pikin y Appolinaire son la muestra perfecta de la amistad verdadera entre un humano y un animal. Pikin es un gorila de llanura que fue capturado para ser vendido como alimento de animales salvajes. Felizmente fue rescatado por la organización “Ape Action Africa”.

De regreso a casa estaba sedado y confundido cuando despertó en medio del camino a un santuario más seguro en Camerún pero mantuvo la calma ya que se encontraba en los brazos de Appolinaire Ndohoudou, su cuidador. Fue allí donde Jo-Anne McArthur tomó una fotografía para inmortalizar el momento.

La instantánea ha dado la vuelta al globo, ya que fue elegida como la Mejor fotografía de naturaleza salvaje del año. Esta es una de las categorías del concurso Wildlife Photographer of the Year, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres.

McArthur señaló que espera que “la imagen que pueda inspirarnos a todos a preocuparnos un poco más por los animales. Ningún acto de compasión hacia ellos es demasiado pequeño”. Además, añadió que el abrazo entre Pikin y Appolinaire fue simplemente un momento entre amigos.

La historia entre Pikin y Appolinaire cobra mayor sentido ya que ambos sufrieron de la misma manera. Pikin fue apartada de su hábitat natural, mientras que Appolinaire fue obligado a abandonar su hogar y huir por la guerra civil. Hoy intenta reconstruir vida en Camerún —a donde trasladaron a su amigo gorila— y trabaja en proyectos de protección a animales salvajes.

[VIDEO]

Fecha: 15/08/2018
Facebook

Un gorila y un humanoLa Factoria Comunicaciones