Somos solidarios, seámoslo siempre

Compártenos:

Escribe: Lucero Chávez 

En medio de una tragedia, Perú fue testigo de uno de los momentos más solidarios por sus ciudadanos, centenares de personas respondieron al llamado donación de sangre para las víctimas del siniestro en Villa el Salvador. Sin embargo, donar sangre debería ser un acto regular.

El día de ayer, la deflagración de gas de un camión cisterna GLP, entre el cruce las avenidas Mariano Pastor Sevilla y Villa del Mar, ocasionó la muerte de 8 personas y ha dejado cerca de 50 heridos donde la mayoría presenta quemaduras de segundo y tercer grado según confirmó la ministra de Salud, María Hinostroza.

Cuando una persona sufre quemaduras en su cuerpo, lo primero que necesita es transfusión de sangre. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al mismo tiempo que pierden grandes cantidades de agua en su cuerpo, el flujo de sangre que pasa por un órgano disminuye de forma drástica.

En nuestro país solo el 1,06% de la población dona sangre de forma voluntaria (Fuente: MINSA 2019). Y de ellos, el 90% lo realiza para ayudar a un familiar o persona cercana según el Ministerio de Salud (MINSA), es decir solo un 9% de las donaciones son voluntarias. Se necesita un mínimo de unas 640 mil para poder cubrir la demanda de todo el sistema de salud a nivel nacional. Existen diferentes razones por las cuales miles de personas desisten en colaborar, una de ellas son los mitos que deben ser desmentidos para generar una mayor concientización y así poder subir las cifras.

“Donar sangre no afecta a la salud. Un adulto debe tener al menos cinco litros de sangre en el cuerpo. En una transfusión, se extraen 450 centímetros cúbicos aproximadamente, lo cual no es una cantidad significativa para una persona sana” señaló la Doctora Luz Esperanza Meza durante la campaña “Dona sangre, Salva” vidas realizada por el MINSA en el 2018.

Tan bajos son los porcentajes de donación de sangre que se han creado mercados negros donde pacientes enfermos presionados al no contar con familiares, ni amigos cercanos tienen que acudir para poder salvarse. Esto puede generar terribles consecuencias.

“Con la donación de una persona se pueden salvar tres o cuatro vidas porque cada unidad puede fraccionarse en varios productos: paquete globular, plasma, fresco congelado, plaquetas y crio precipitado. Estos cuatro componentes son los que necesitan miles de personas a diario” señaló el jefe de la Dirección del Banco de Sangre y Hemoterapia del MINSA, José Fuentes Rivera Salcedo.

Con la información adecuada se podrán desterrar los mitos y propalar una cultura de donación y solidaridad. De esta forma, podremos conseguir el 2% que busca el Minsa para el 2021 y lograr normalizar un acto que salva vidas.

Somos solidarios, seámoslo siempreLa Factoria Comunicaciones