Pensiones 20 veces mayores que las ciudadanas

Compártenos:

En esta foto del viernes 17 de junio de 2011, el presidente peruano saliente Alan Garcíaa, izquierda, y el mandatario electo Ollanta Humala saludan a los periodistas durante una reunión en la sede de gobierno, en Lima, Perúl. García el lunes 19 de octubre de 2015 se postuló como candidato a las elecciones presidenciales de Perú en busca de un tercer mandato en 2016 (AP Photo/Marcelo Luna, File)

De los 160 presidentes que ha tenido Perú a lo largo de sus casi de 200 años de vida republicana, solo dos reciben pensión “vitalicia”. Una pensión compuesta de S/.15,600.00 mensuales (US$4,700.00 aproximadamente). Estos dos ex presidentes son Alan García y Ollanta Humala.

El monto de esta pensión recibe por parte de la población peruana encuestada un serio cuestionamiento en la medida que el sueldo mínimo del país andino es de S/.800.00 (US$ 240.00 aproximadamente), una cifra casi 20 veces menor a la pensión presidencial.

Existe un segundo elemento que subyace al estado de ánimo de los peruanos respecto a esta pensión; los últimos presidentes peruanos -incluidos los dos mencionados- se han visto inmersos en serias y complejas acusaciones de corrupción lo que hace que el trabajo de ambos Jefes de Estado sea evaluado negativamente por vastos sectores de la población peruana.

Cabe resaltar que por las fiestas navideñas se le suma un aguinaldo al monto señalado, lo que hace que ambos hayan recibido un aproximado de más de S/.30,000.00 en el mes pasado de diciembre.

Ex mandatarios como Kuczynski, Toledo o Fujimori, no reciben dicha pensión debido a que en el caso de los dos últimos, sus sentencias judiciales y órdenes de prisión preventiva, suspenden aquellos beneficios. En el caso de PPK es distinto, ya que el ex presidente aún no ha realizado  el proceso burocrático correspondiente.

El sentido de una pensión vitalicia radica en que los Jefes de Estado, aún cuando dejan de serlo, son percibidos en el mundo como ex presidentes. Esa representación hace que viajen a conferencias, encuentros, coloquios, conversatorios cuyos gastos, en muchos casos, son asumidos por los propios ex presidentes. Igual ocurre dentro del país, cuando invitados internacionales los visitan en su calidad de ex Jefes de Estado se obligan a desarrollar una serie de gastos que son cubiertos o no por las pensiones vitalicias.

Su percepción de justo e injusto radica en el monto pero sobre todo en el resultado de sus gobiernos y su compromiso en la lucha contra la corrupción.

Por: Katia Ayarza

[VIDEO]

Fecha: 13/08/2018
Facebook

Pensiones 20 veces mayores que las ciudadanasLa Factoria Comunicaciones