Las mujeres y la guerra

Compártenos:

A lo largo de la historia, las mujeres han tenido una gran participación pese a que ha sido
olvidada o dejada de lado. Este es el caso de la Guerra con Chile. Siempre se recuerda a
los héroes como Grau, Bolognesi, Ugarte, pero no se menciona —bien sea en son de
protesta, lucha o de ayuda a los demás— a las mujeres de la época.

En algunas oportunidades cumplían labores de espía. Doña Antonia de Cáceres, esposa del
Mariscal Andrés Avelino Cáceres, contaba que una “indiecita frutera” fingió no hablar
castellano para poder infiltrarse en campo chileno. Una vez allí, escuchó que preparaban un
complot para asesinar a Cáceres. Gracias a ella, pudo salvarse.

También luchaban con sus propias manos. Elvira García y García cuenta que la mujer de
uno de los sargentos tomó el mando de la lucha y se enfrentó cuerpo a cuerpo cuando su
marido falleció en combate.

Por otro lado, Clara Enríquez de Pobleda, una mujer tacneña, decidió ir a Arica para recoger
los cadáveres de los hombres de la familia para la que trabajaba —era sirvienta—. Una vez
allí, brindó ayuda a heridos.

Además, se implantó una forma de resistencia pasiva en Ayacucho, aunque no se sabe si
fue generalizada. Llegaron los chilenos y prestaron interés en las mujeres de la familia
Sáenz, ya que se les había informado que eran muy bonitas. Ellas se negaron a recibirlos.
Posteriormente, por miedo de que los chilenos se vengaran, decidieron acceder a verlos.
Grande fue la sorpresa de los hombres cuando, al llegar, vieron que las mujeres Sáenz
estaban rapadas en su totalidad: no tenían cabello, cejas ni pestañas.

Según Maritza Villavicencio, autora del artículo “Acción de las mujeres peruanas durante la
guerra con Chile”, los actos realizados por las mujeres en la guerra con Chile abrieron paso
a “la incorporación femenina en la vida pública, especialmente en el campo laboral”.
Mujeres, las de mi patria.

[VIDEO]

Fecha: 13/08/2018
Facebook

Las mujeres y la guerraDisenadores LaFactoria